access_time 08:17
|
13 de septiembre de 2017
|
Denunciado por "adoctrinamiento"

Analizan terminar el convenio con el SEOS en San Carlos

<p>La instituci&oacute;n est&aacute; bajo la mira por &quot;proselitismo y adoctrinamiento&quot;. El responsable de Educaci&oacute;n sostiene que ocurre en varias escuelas.</p>

La Dirección General de Escuelas está en camino a cortar el convenio con el jardín maternal SEOS denunciado por actos de proselitismo y adoctrinamiento, según informó el titular de la entidad estatal, Jaime Correas.

Un Servicio Educativo de Origen Social (SEOS) funciona en zonas que presentan distintas vulnerabilidades y reciben un aporte del Gobierno. En Mendoza existen 333 y se les destina un presupuesto de unos 500 millones de pesos por año.

"Este es un caso muy particular, a ellos les damos fondos para que paguen cargos. Veremos como se hace para terminar el convenio, lo tienen que tratar los abogados", precisó Correas, quien apuntó que "sin duda muchos cargos se dieron con finalidad política y tienen una contraprestación partidaria".

En el SEOS 331 se fotografió a un grupo de docentes doblando y ensobrando boletas para las PASO en horario escolar, según denunció la legisladora Mariana Caroglio. En la imagen también aparece un niño. El director general de Escuelas sostuvo que este es un caso conocido, pero "bajo la superficie hay muchos más".

Docentes del SEOS doblando boletas.

 

"Me parece lamentable, queremos cambiar esto. Poco a poco iremos rescatando el sistema educativo de esas influencias políticas que no queremos: lo partidario no puede entrar a la escuela", denunció. 

Desde el SUTE, el titular Sebastián Henríquez añadió que la Provincia y los Municipios no han avanzado para regularizar la situación de los SEOS. "Usan estas situaciones para demonizar la política, pero cada documento de la DGE que llega a un establecimiento, en una jornada o donde dice qué hacer es un acto de proselitismo", sostuvo.

El sindicalista recordó el caso de Paola Vignoni, quien el año pasado fue suspendida por pronunciarse contra el Ítem Aula en un acto de la escuela Roberto Azzoni 4050 de Guaymallén y luego oponerse al programa Aprender. "La diferencia entre eso y lo que denuncian en otras escuelas es que ellos tienen el poder, la persiguieron por su discurso", aseguró.

Según Correas, el problema se originó en las gestiones anteriores "que acostumbraron a que esos asuntos se manejan así y creyeron que esto iba a continuar". 

Las docentes se defienden

Luego de que la senadora radical Mariana Caroglio denunciara que en un jardín de infantes de San Carlos se usaban niños para la campaña política del kirchnerismo, los directivos de la escuela Rosario Vera Peñaloza salieron a aclarar y rechazar la versión. 

En un comunicado enviado a este diario, el equipo directivo y docentes del SEOS N°331 Rosario Vera Peñaloza negaron las acusaciones de Caroglio y señalaron que “de ningún modo, en horario de clases se realizan tareas proselitistas o de adoctrinamiento”.

En su réplica, los docentes de la escuela recalcaron que la actividad que se muestra en la foto no ocurrió en horario de clases y que el niño tenía autorización de sus padres.

“En la foto se observa a un niño, donde las docentes se encuentran manipulando material electoral. Esta actividad no sólo se realizaba fuera del horario escolar sino que también los padres se encontraban en conocimiento de dicha actividad. Por ese motivo, ese es el único niño que aparece en las fotos, todos los otros niños ya se habían retirado y las docentes se encontraban fuera de su horario de trabajo realizando labores de índole personal”, indicaron.

Y cuestionaron a la legisladora radical: “Repudiamos, además, el uso de la fotografía de un menor con fines partidarios, tal como lo ha hecho la senadora Caroglio, vulnerando el derecho a la imagen garantizado en los arts. 22 de la ley 26.061”. 

¿De eso no se habla?

La licenciada en Psicopedagogía Gervilla Belia indicó que existe una diferencia entre el docente que busca dictar su postura y el alumno que expone el problema en la clase.

"Es necesario que los profesores estén preparados para cuando los estudiantes mencionen algún tema que se esté comentando. En ese caso, hay que hablarlo, pero no pararse en un lugar proselitista ni manifestar su posición", explicó.

Esta tarea se vuelve más difícil -y sensible- cuanto menores sean los alumnos. "Si son pequeños, no tienen ni por qué involucrar el tema. En la secundaria ya se trata de jóvenes más críticos y con mayor rebeldía, el tema muchas veces aflora desde ellos".

La idea es que los maestros aprovechen estas situaciones para ayudar a formar criterio y no volcar el propio. "No hay que limitarse a dar contenido sin interés, sino motivar el pensamiento crítico. No es constructivo hacer proselitismo: ya tuvimos eso en Argentina y resultó pésimo", añadió.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.