access_time 17:25
|
30 de octubre de 2009
|
|
CASO CON TINTES MAFIOSOS

Analizan pruebas por el crimen en la Costanera

Pesquisas estudian los celulares del filipino-canadiense ejecutado de cuatro tiros.

    Los investigadores del crimen de un hombre filipino- canadiense cuyo cadáver fue hallado en un playón de estacionamiento de Costanera Norte analizaban ayer los teléfonos celulares de la víctima y una notebook para intentar establecer con quién se comunicó antes de ser asesinado. Fuentes judiciales y policiales confirmaron a Télam que, además, se estableció que el hombre, identificado como Nanami Kataoke (35), no se defendió ni disparó armas contra sus agresores, ya que el dermotest determinó que no había rastros de pólvora en sus manos.
     Peritos de la División Apoyo Tecnológico de la Policía Federal analizaban desde ayer a la mañana los dos teléfonos celulares secuestrados en poder de la víctima, uno en sus bolsillos y un Blackberry en la habitación del hotel Paname de Palermo, en el que se alojaba desde el 19 de octubre. Pero la complicación que tienen los pesquisas es que ambos teléfonos tienen líneas internacionales, lo que genera mayores trámites burocráticos para recibir los listados de llamadas entrantes y salientes.
    “Si son líneas nacionales, en menos de una hora tenemos la respuesta, pero al ser internacionales, se demora mucho más”, dijo a Télam un investigador Además, los pesquisas de la policía federal determinaron que los mensajes registrados en el teléfono estaban escritos con símbolos orientales. En tanto, también se está analizando la computadora notebook hallada en la habitación del hotel de Palermo en busca de datos de importancia para la causa. Las fuentes aseguraron que el hombre asesinado tenía un router inalámbrico de la empresa Claro, por lo que ya se giraron los pedidos para que se puedan determinar los movimientos realizados por la víctima en su computadora.
    Por otra parte, los investigadores de la fiscalía de Saavedra-Núñez aguardaban para las próximas horas los resultados de la autopsia, aunque en un informe preliminar se estableció que fue asesinado de cuatro balazos disparados con dos armas de distintos calibres. Según las fuentes, tenía tres orificios de bala en la cabeza, uno de ellos correspondía a la salida de un proyectil, y otros dos en el abdomen. Los investigadores de la policía federal determinaron que el hombre llegó al país el 12 de octubre procedente de Canadá y se alojó hasta el 16 en el hotel Babel, de Balcarce al 900, donde pagó su estadía con tarjeta de crédito. Luego, desde ese día hasta el 19 de octubre el hombre se mudó al hotel Rivera Sur, donde también abonó su cuenta con tarjeta.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.