access_time 11:50
|
6 de septiembre de 2006
|
|

¿ALGUNA VEZ TENDREMOS FUTURO? (PARTE II)

Después de escuchar una conversación que es el pensamiento de la mayoría de la gente que conozco, me puse a pensar que, indudablemente, la base de todo esto es la educación. Poner uno de los idiomas de la ONU a elección de los alumnos desde el comienzo es ya iniciar algo que nos comunicará mejor con el mundo.

    Después de escuchar una conversación que es el pensamiento de la mayoría de la gente que conozco, me puse a pensar que, indudablemente, la base de todo esto es la educación. Poner uno de los idiomas de la ONU a elección de los alumnos desde el comienzo es ya iniciar algo que nos comunicará mejor con el mundo. Y considero perfecta la idea de cambiar nuestro sistema educativo, pero con criterio, pues en mi vida he conocido muchas reuniones donde se trataba de estudiar por qué se daba la deserción escolar y todos sabíamos que era porque, al comenzar las cosechas, los niños deben ayudar a sus padres: pobreza.

    Nuestra enseñanza ha sido y aún tiene una serie de mentiras, de las cuales uno se da cuenta cuando es grande. Sarmiento trajo maestras para educar al pueblo, pero dijo que el país era muy grande y quiso entregar la Patagonia a Chile, entrando así los galeses, quienes la colonizaron con buenas consecuencias económicas, pero argentinidad, nada. Y dijo que había que abonar el país con sangre de gauchos. Descuidamos y perdimos todo el Estrecho de Magallanes.

    Rivadavia repartió tierras y hubo familias tan privilegiadas que tenían miles de hectáreas. Guayaquil era un secreto, otra mentira, pues había una razón poderosa: tal vez por culpa del Gobierno de Buenos Aires, Güemes no murió en batalla. De Juan Manuel de Rosas sólo se habla de lo malo, pero San Martín por algo le entregó su sable, y así cientos de cosas que, si es cierto que hay que inculcar de alguna forma el nacionalismo, no es así justamente. Por todas esas cosas es que estamos equivocados o ignorados y con un exagerado ego, por eso no somos un país tan soberano y libre, pues tenemos muchos ejemplos, como cuando no hace tanto los capitales de bancos extranjeros nos llevaron a una gran crisis con el beneplácito de los gobernantes.

    A este gobierno y a los que le sigan, si tienen la conciencia de llevar adelante lo que está en marcha, les toca corregir todo eso y hacer política con una verdadera argentinidad, diciendo las verdades al pueblo, recuperando los ferrocarriles, aún los arruinados, uniendo con ellos ciudades aisladas, porque eso crea industrias y trabajo; aumentando los stocks de vacunos y otras especies. Comencemos a remplazar el petróleo por otros combustibles que no malogren el medio ambiente, dejando parte del petróleo para la petroquímica, tomando medidas drásticas contra la delincuencia y el narcotráfico, porque los derechos humanos son una utopía, y trabajar sin tantas componendas políticas ni familiares y mirando el pasado para mejorar el futuro.

TEMAS:

Opinión

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Últimas noticias

© 2019 Copyright.