access_time 13:43
|
3 de diciembre de 2009
|
|
CIERRE A TODO DRAMA

Algo huele a podrido en Dinamarca

Integrantes de los talleres de teatro municipales del Centro Cultural Estación ofrecen una función especial para celebrar el fin del año, mostrar todo lo aprendido y brindar por el arte.

   Para finalizar el año y celebrar lo que ha significado este período de trabajo y aprendizaje, el Taller Teatral Espacios de la Estación Cultural Ciudad, dependiente de la Dirección de Cultura de la Municipalidad de la Ciudad de Mendoza, presenta el sábado 5 Algo huele a podrido en Dinamarca, semimontado y aproximación a Hamlet. Cristina Bismach, la responsable de la dirección del grupo, dialogó con El Sol y explicó de qué se trata la propuesta, hizo un balance y habló de los proyectos para el año que viene.

   ¿Qué es un semimontado? La presentación es un semimontado porque no puede prepararse una obra como Hamlet en forma tradicional (o en una adaptación) en poco más de dos meses, y los alumnos quisieron este drama. Yo no hago “obras” con libretos que comienzan y terminan hoy en día, porque nadie aprende un libreto, se hacen interminables los plazos, la gente joven se aburre, no hay personajes para todos. Imagínate que en Hamlet hay dos mujeres: la reina Gertrudis y Ofelia, el amor del príncipe, y ¡en el taller hay trece actrices! Bien, pues ellas se empeñaron y yo respondo al desafío, apartándome de la línea de trabajo de estos últimos años: un teatro artesanal, a medida de cada actor, con partes iguales de actuación para todos. Siempre es interesante apartarse un poco del camino y ver qué pasa. Y tené en cuenta que una obra como esta, tranquilamente, lleva dos años en prepararse.

  ¿Qué significa que la puesta es una aproximación? Es una aproximación porque, en primer lugar, se sigue el libreto tal cual, en este caso, es una versión de Antonio Buero Vallejo, dramaturgo español moderno, que fue representada alguna vez en Mendoza por el elenco de Cultura Hispánica, de muy buena calidad y bastante moderna en su decir; además, una relatora va hilando los sucesos como en un cuento y cubriendo las escenas que se saltean, como las escenas cortesanas con embajadores y otros personajes menores, los largos comentarios de la guerra con Noruega, las escenas del interior de la casa de Ofelia y la llegada y la actuación de los cómicos, que es larguísima. Algunos actúan con la letra tal cual, otros improvisan sobre la letra, otros leen, otros improvisan (como los cómicos en el cementerio) y otros siguen un ejercicio como los de la rutina diaria teatral.

   ¿Por qué Hamlet? Bueno, Shakespeare está elegido desde siempre, lo difícil es hacerlo. Lo trabajé con la parte más vieja del equipo en el 2006, con mucho humor, espero poder retomar esa línea. Ahora, eligieron ellos y me pareció válido. Todos tenemos que animarnos. Cristóbal Arnold, mi maestro, decía que “es preferible equivocarse con Shakespeare”, por significar que siempre había que animarse a lo grande, que uno se lo merecía. Dentro del trabajo del año, jugamos, investigamos, actuamos y leímos. Como parte de una premisa que mantengo en el taller, dedico algo de tiempo a leer algo, a comentar sobre William Shakespeare y su teatro maravilloso, al que todos tenemos derecho a escuchar, leer e interpretar. El grupo quedó impactado con Hamlet y soñó con hacerla. A partir del poco tiempo que teníamos, llegando a fin de año, es que decidí esta “aproximación”, que es más bien una puerta que se abre, animándonos al fin al clásico, y así esperamos para el año venidero y otros continuar con otros aspectos y otras obras del mago de la escena.

   ¿Se modifica el texto original de Shakespeare? No estamos podando el texto ni la directora lo ha adaptado a su gusto usando la obra. Sencillamente, representamos, comentamos y leemos algunas escenas de la famosa tragedia, con la esperanza de crear una bonita aproximación que invite al espectador y a la espectadora a buscar la obra y a leerla propiamente o a alquilar la película de Kenneth Branagh (que, al parecer, es muy buena) y así disfrutar el clásico en forma completa.

   Entonces, esta es una oportunidad para que el público vea cómo se trabaja en el taller. Esto muestra, a la vez, el trabajo del taller (objetivo del año): lectura, trabajo de equipo, vestuario, complicidad, poesía, en el espacio que usamos todo el año y que nos va a encantar compartir con las familias de los estudiantes, con los nuevos padres, los nuevos amigos del año y la gente que quiera acercarse a acompañarnos. Por ello terminamos con un brindis de fin de año, de fin de tarea, para contar que nos divertimos y para hacer votos para un año más decente, por supuesto. Por ello cobramos $3, para comprar un vinito y eso, y quien quiera y pueda traer algo para festejar, que traiga.

   BALANCE. La actividad se ha desarrollado a lo largo del 2009 con la concurrencia de gran cantidad de gente que se acercó con diversos objetivos y que, en todos los casos, se encontró con una infraestructura montada y armada con gran amor y profesionalismo, por lo que la contención siempre estuvo. La directora hizo el siguiente balance: “Celebro a los jóvenes que eligen el arte, que se bancaron este año un poco pavote y trabajaron, estudiaron y dedicaron parte de su tiempo a las clases, a ver teatro mendocino, a hacer amigos, a enamorarse. Veo un “cambio generacional” dentro de los propios jóvenes, como si ya hubiesen asumido esta época globalizada, se ubican muy lejos de los sueños sesentistas y de la bohemia de otros tiempos, son más desprejuiciados y se muestran muy sensibles. Hubo aspirantes al teatro más grandes, que acompañaron una parte del ciclo, y se mantienen comunicados por internet, y quiero destacar la participación de Federico Andrade, joven diseñador mendocino, talentoso y muy riguroso, que está colaborando con nuestras puestas estos años, con un vestuario notable, haciendo su aporte al arte desde las telas y el diseño, y a quien estoy agradecida por creer en este espacio de teatro.

   LO QUE SE VIENE. Bismach adelantó: “Planes para el 2010 concretos y urgentes, pero deberán esperar aún enero y Vendimia: poner en escena Mayo (que probablemente así se llame), trabajo que estamos preparando con la parte veterana del taller, la que constituye el elenco Espacio de Teatro. Se trata de nuestro Mayo, efectivamente, y se ha necesitado un tiempo de investigación y de digestión, de maduración de lo que se lee: no es fácil hablar de historia argentina, la fundacional, en el siglo XXI; no es sencillo elegir qué decir ante un público que ve cómo su realidad cambia todos los días, los nombres, los problemas, los grandes temas se mueven en la agenda semanal con una velocidad pasmosa, y lo que es válido hoy, la semana que viene parece no tener vigencia. Pero estamos encontrándole la vuelta. Nuestro deseo era estrenar en setiembre, pero la gripe y los sucesos económicos han demorado todo este año. Quedará para el 2010. La idea del trabajo se basará en la libertad, el bien que más resignamos a diario, ¿o no? Algunos de nosotros participamos en las comisiones que han estado organizando los festejos del Bicentenario en la provincia, y esperamos contagiarlos y contagiarnos, porque estamos aquí y algo va a haber para festejar”.

   "Algo huele a podrido en Dinamarca" se presentará en una única función apta para todo público en la Estación Cultural Ciudad, ex Ferrocarril General San Martín, en Las Heras y Perú, segunda entrada desde Perú, metros al norte, y estará abierto hasta las 22.30 estrictamente. Luego de ese horario (para quien llegue tarde o se tenga que retirar), entradas y salidas serán por calle Villalonga (paralela a Belgrano, ya dentro del ferrocarril), está iluminado, habrá artesanos y está la guardia municipal a la entrada. Se camina unos metros, túnel a la derecha, se sale al patio y allí habrá un cartel que diga teatro y los oriente para entrar al salón.

TEMAS:

Show

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.