access_time 19:16
|
31 de agosto de 2006
|
|

JUICIO A ETCHECOLATZ

Alfonsín elogió los juicios y criticó a K

El ex mandatario manifestó su contento por la reanudación de las causas por las violaciones de los DDHH, tras la anulación de las polémicas leyes de su gestión.

    El ex presidente Raúl Alfonsín dijo ayer “alegrarse” por la reanudación de los juicios por violaciones a los derechos humanos, tras la anulación de las leyes de Punto Final y Obediencia Debida sancionadas durante su gestión. Lo hizo durante la última audiencia testimonial del juicio al ex represor Miguel Etchecolatz, quien en 1987 recuperó la libertad gracias a esas leyes, y justificó su postura en el “cambio sustancial de la situación” militar y política.

DURO CON KIRCHNER. “El que no entiende esto estaba dormido o vivía en otro país”, dijo Alfonsín durante su testimonio ante el tribunal oral y en una tumultuosa conferencia de prensa posterior, en la que acusó, además, al presidente Néstor Kirchner de “querer reinventar la historia”. “Me refiero a que Kirchner quiere hacer creer, sobre todo a los que tienen menos de 30 años, que recién ahora se está iniciando la lucha por los derechos humanos, como si no hubiéramos hecho nada y no hubiera habido juicios a las juntas”, dijo el ex presidente.

    La breve declaración testimonial de Alfonsín estuvo signada por lo que el fiscal Carlos Dualu Lum consideró una “dualidad”, cuidada referencia a la aparente contradicción entre haber impulsado las leyes del perdón y luego alegrarse de su derogación. Sin apartarse demasiado de su conocida posición, el ex presidente justificó ambas leyes por la “presión militar” materializada en tres alzamientos “que pusieron en riesgo la continuidad democrática”.

DEBILIDAD. El único agregado consistió en una evaluación de la debilidad que acompañó a su gobierno “en la transición a la democracia”, al mencionar que no sólo lo erosionaron las asonadas militares sino los 13 paros de la CGT, “impulsados por un partido que buscaba posicionarse para la alternancia”. Alfonsín reivindicó el sentido temporal de aquellas leyes y añadió: “Me alegro que se haya podido hacer justicia con algunos casos que habían quedado impunes y que sus responsables sean llevados a juicio”.

    Alfonsín extendió esa consideración al mismo Etchecolatz, cuya defensa había pedido su testimonio en un intento por revindicar las leyes del perdón que permitieron la libertad del ex policía, condenado en el juicio a Ramón Camps a 23 años de prisión. Antes de la anulación judicial, el gobierno de Kirchner alentó al Congreso a votar una ley que marcara la disposición política y no sólo judicial a reanudar los juicios.

CIUDADANO COMÚN. La incomodidad de Alfonsín ante la convocatoria sugerida por la defensa de Etchecolatz fue evidente cuando, para evitar manifestaciones en su contra, llegó al Palacio Municipal Platense una hora antes de la audiencia, acompañado por el ex ministro de justicia Ricardo Gil Lavedra y el ex edil Santiago Alconada. “Es una carga pública y la debe cumplir como un ciudadano común”, dijo el jurista radical, marcando las diferencias con los también ex presidentes Isabel Martínez, que vive en España, e Ítalo Luder, que no concurrieron.

TEMAS:

el pais

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Últimas noticias

© 2019 Copyright.