access_time 14:25
|
18 de junio de 2007
|
|
INVESTIGACIÓN EN SEGURIDAD TECNOLÓGICA

Alerta por el estado del equipamiento hospitalario

La UTN detectó que 64% presenta problemas y está sin control. Tiene diez años de antigüedad.

    Un cardiodesfibrilador que no descarga la energía que debe descargar en el momento adecuado, un respirador que no insufla el volumen preseteado por el médico o un monitor cuyas alarmas no indican una determinada situación crítica. En definitiva, uno de sus seres queridos puede convertirse en una víctima silenciosa del riesgo asociado a la tecnología médica.

    Es que según una investigación realizada por el Instituto Regional de Bioingeniería de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) regional Mendoza, en nuestra provincia, 64% del equipamiento electromédico hospitalario presenta serios problemas a la hora de marcar adecuadamente el tipo y clase de instrumento, colores de indicadores luminosos,marcaje de controles, puesta a tierra y riesgo de choque eléctrico, entre otras fallas.

VIEJOS Y SIN CONTROL. Asimismo, el tiempo de uso excede en promedio los diez años de vida, lo que para algunos tipos de tecnología, como la ambulatoria, constituye una gran exigencia, ya que se trata de equipamiento sometido a vibraciones, golpes y trato rudo en situaciones de emergencia. Además, el estudio da cuentas de la falta de mantenimiento y control adecuado de equipos. A pesar de tratarse en muchos casos de equipamiento de soporte de vida, no se observa un programa de mantenimiento preventivo asociado a ellos ni control periódico de ese tipo de parámetros.

QUEJAS. Son reiteradas las quejas, por parte de profesionales de la salud y pacientes, de las condiciones en que se encuentran ciertos elementos como espectómetros, ecógrafos, equipos radiológicos, tomógrafos, instrumentos para electrocardiogramas, entre otros aparatos de precisión, para análisis de diversas características, usados en centros de salud y distintos nosocomios.

    Este informe de la auditoría, elaborada por la UTN entre el 2003 y el 2005, en el que se realizaron más de 300 verificaciones y ensayos sobre equipamientos, llegó a manos de la senadora Alejandra Naman, quien impulsa ahora un proyecto de ley para que se cree un programa provincial de verificación y control, el cual podría ser tratado en la sesión de hoy (ver aparte).

AUDITORÍA. De acuerdo a la ley 5.657, los organismos públicos pueden pedir asesoramiento, supervisión y auditorías a universidades nacionales. Por eso, la Dirección de Recursos Físicos solicitó a la UTN que investigara la situación del equipamiento. Según explicó ayer a El Sol el ingeniero Antonio Álvarez Abril, director del estudio, luego de la investigación ha mejorado levemente la situación, sobre todo en las ambulancias, pero es necesario que se haga un control periódico y estricto en todos los ámbitos.

    “Con el uso de estos equipos está en riesgo la vida. No se puede controlar matafuegos y tubos de GNC y dejar de lado el control de los aparatos médicos. Es necesario controlar el sector privado, que suele maquillar de marketing sus entradas pero tener equipos vetustos en sus salas”, señaló el especialista.

RIESGOS. El análisis explica que la incorporación de la tecnología biomédica a la práctica habitual de la medicina ha generado saltos cualitativos y cuantitativos en el diagnóstico de supervisión y tratamiento de una innumerable cantidad de enfermedades. Sin embargo, la complejización tecnológica del entorno del paciente conlleva a la aparición de riesgos de origen tecnológico para él y para el personal sanitario, que pueden derivar en consecuencias graves. De ahí la importancia de advertir esas falencias, de controlarlas y, por supuesto, de prevenir desgracias.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.