access_time 00:41
|
4 de abril de 2007
|
|
COLOMBIA

Alarma sobre crisis de desplazados

El 24 de abril, el Congreso votará el proyecto. La iniciativa dividió a la sociedad: unos lo ven como un derecho de la mujer y para otros es un verdadero crimen

    El Gobierno de Colombia y la comunidad internacional deben aumentar la ayuda a los desplazados por el conflicto armado en ese país, quienes son víctimas de una crisis humanitaria que, lejos de solucionarse, empeora. Este fue básicamente el llamamiento que hicieron ayer en Washington diversos grupos humanitarios, los cuales pidieron más atención para los desplazados por la fumigación de cultivos ilícitos, por ser las víctimas olvidadas del conflicto.

    La crisis humanitaria, que incluye casos de violencia sexual relacionados con el conflicto armado, se ha agravado y requiere respuestas contundentes, advirtió Bárbara Hintermann, jefa de la misión del Comité Internacional de la Cruz Roja (ICRC, según su sigla en inglés) en Colombia, organismo que ha ayudado a un millón de desplazados en diez años. El conflicto incrementó en 21 por ciento el desplazamiento masivo y en 34 por ciento el desplazamiento de individuos en el 2006, según el ICRC, que desde setiembre documentó 48 casos de abuso sexual relacionados con el enfrentamiento armado. Las áreas más afectadas son Nariño, Valle del Cauca, Antioquia y Meta.

    Hintermann señaló: “Allí la situación se ha vuelto muy complicada y creo que veremos un mayor desplazamiento de esa región”. Se calcula que el conflicto ha ocasionado el desplazamiento de al menos dos millones de personas. Durante un foro del ICRC, diversos grupos humanitarios pidieron la ayuda del mundo para hacer frente a esta crisis. Los desplazados son, en su mayoría, campesinos que pasan, literalmente, de una selva verde a las “junglas grises” de los centros urbanos en las que afrontan trabas para acceder a programas de ayuda.

    El Gobierno colombiano designa fondos para ayudar a los desplazados pero, según Hintermann, hay una enorme insuficiencia en los programas de desarrollo social y otras soluciones a largo plazo. Sobre la violencia sexual como herramienta política, Hintermann reconoció que es un fenómeno que se registra en otros conflictos, pero indicó: “No podría confirmar ahora mismo si eso ocurre en Colombia porque no tenemos un panorama claro”. Sin embargo, se quejó de que muchas familias desplazadas por las operaciones de fumigación y erradicación de cultivos ilícitos, principalmente mujeres y niños,“no reciben asistencia ni del Gobierno ni de otras instituciones”.

    “Acción Social ha dicho claramente que no están a cargo y, mientras se ponen en marcha programas de cultivos alternativos, nadie se hace cargo de esta gente”, afirmó. Andrea Lari, activista de Refugees International, enumeró las trabas que afrontan los desplazados para acceder a fondos crediticios, subsidios de vivienda, ayuda alimentaria o programas para la generación de empleos. Citó el caso de 150 desplazados en Chocó, quienes en febrero no recibieron subsidios de vivienda porque, a su juicio, muchas veces la ayuda está divorciada de la realidad. Aunque el gobierno de Uribe ha hecho mucho más que administraciones anteriores, “no está valorando el tamaño de las necesidades”.

TEMAS:

Opinión

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.