access_time 17:57
|
16 de abril de 2019
|
|

La reconstrucción del hecho ocurrido en el barrio Kolton de Las Heras

Al médico lo ejecutaron a corta distancia y desde arriba

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1555349392780Portada%20Leon.jpg
Un plomo que ingresó al cráneo terminó con la vida de profesional retirado.

León Domingo Burela recibió un disparo en el cráneo y murió. Otro proyectil le rozó el cuello. Trascendió por la familia de la víctima, que le robaron dos armas de fuego. Varias hipótesis.

La investigación por el asesinato del médico León Domingo Burela (64) está en sus primeros pasos en la fiscalía de Claudia Ríos. Y las pruebas que se vienen incorporando tienen el objetivo de reconstruir qué fue lo que sucedió en el interior de casa de la víctima, la 17 de la manzana D del barrio Kolton en Las Heras.

Trascendió este martes por la familia del profesional jubilado del Servicio Penitenciario que de la casa faltan armas de fuego que eran de su propiedad. Así lo contó a sus allegados la mujer de la víctima, quien está citada para declarar en las próximas horas en la Fiscalía de Homicidios.

La pareja de Burela, una docente que se encontraba en un gimnasio de calle Roca cuando se produjo el hecho de sangre y tenía previsto luego dirigirse a dar clases a la institución educativa donde trabaja, este martes participó en el velorio –el cuerpo luego iba a ser cremado– y no pudo concurrir a sede judicial.

Pero, más allá de las declaraciones de la mujer, se conoció también por allegados a la víctima que la forma en que murió el médico es materia de análisis.

Ver también: "Estaba obsesionado con la inseguridad"

Desde ocurrido el asesinato confiaron que recibió, al menos, dos balazos. Y uno de los plomos le rozó el cuello y no fue mortal. El fatal lo sufrió en la parte superior del cráneo, de arriba abajo. Prácticamente, Burela fue ejecutado a corta distancia mientras se encontraba debajo de su homicida.

Estas conclusiones primarias no permiten cerrar una hipótesis concreta sobre lo sucedido el lunes por la mañana.

En un primer momento, se sospechó de un asalto que terminó en tragedia (de hecho, el robo de las armas podría confirmar esta sospecha) pero la forma en que fue asesinada la víctima –y otras pruebas– podrían direccionar el rumbo de la instrucción hacia otro lado totalmente diferente.

Lo cierto es que Burela, retirado de su profesión en el 2012, fue asesinado pasadas las 11 del día citado en su casa del barrio Kolton mientras se encontraba solo. Su mujer estaba realizando actividades físicas y sus dos hijos (un varón y una mujer), estudiando en la universidad.

De acuerdo con los vecinos y la familia, se escucharon dos detonaciones de arma de fuego y un hombre vestido de negro salió de la propiedad. Cuando llegó la policía, dieron con el cadáver de Burela en el sillón del comedor.

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.