access_time 23:22
|
1 de junio de 2007
|
|

?Al don, al don, al don Pirulero...?

El sálvese quien pueda comienza a manifestarse, al fin, en la política mendocina. Se había insinuado, se podía prever, uno podía intuir que se vendría con sólo mirar debajo del nivel de agua o al leer entrelíneas lo que se está manifestando desde, por lo menos, un año atrás.

    El sálvese quien pueda comienza a manifestarse, al fin, en la política mendocina. Se había insinuado, se podía prever, uno podía intuir que se vendría con sólo mirar debajo del nivel de agua o al leer entrelíneas lo que se está manifestando desde, por lo menos, un año atrás.

    El sálvese quien pueda es la estrategia que comienza a aplicar la mayoría de los dirigentes que se encolumnaron detrás de lo que Néstor Kirchner y Julio Cobos construyeron: la concertación plural, como la llaman. Esos dirigentes que siguieron a ciegas –en especial en el peronismo local– a ambos líderes, hoy se dan cuenta de que la concertación (que para medio mundo ha sido y es sólo una estructura vacía, desprovista de contenidos, de planes y de programas que atinen) es un instrumento fenomenal que le sirve al presidente Kirchner y que inventó para concentrar poder y perpetuar un régimen como lo haría cualquier político que se precie de tal en Argentina.

    Y en Mendoza esa concertación le sirve a Cobos y casi solamente a él, porque, de cristalizarse lo que cuidadosamente insinuó Kirchner el 25 de mayo –Cobos vice, ya sea de Cristina o del propio presidente–, el gobernador podría acceder al sitial que hoy ocupa Scioli con un poder acotado y sin mucho más margen de maniobra que no sea el adherir fervientemente al sistema y ser funcional al mismo. Hasta ahí llegaría lo del mendocino, pese al sueño que tienen los gobernadores radicales K y el propio Cobos de compartir poder con el matrimonio Kirchner y su Frente para la Victoria.

    En nuestra provincia, según se intuye, la concertación hoy sólo le asegura el triunfo a César Biffi, le permite a Cobos aspirar seriamente a la vicepresidencia como está dicho y le asegura un triunfo arrollador al presidente. Hacia abajo, todo es un mar de confusiones, un festival de zancadillas, traiciones, empujones varios, codazos y piquetes de ojos a diestra y siniestra. Ha estallado todo y nadie tiene asegurado nada.

    El sálvese quien pueda lo dio a conocer el peronista concertador Rubén Miranda cuando dejó entrever que no ve con malos ojos hacer jugar sus fichas a la mano del peronista kirchnerista pero no concertador Celso Jaque. Miranda sufre la presión del histórico y fuerte Guillermo Amstutz en Las Heras. Si Jaque le asegura a Miranda que Amstutz pelearía por afuera del PJ en el departamento, pues el actual intendente dejaría de lado el esquema concertador y le juraría amor eterno al malargüino, como antes se lo había jurado a los cobokirchneristas.

    Ante esto, Omar Félix, el otro concertador de San Rafael, amenazó con partir la entente al descubrir la maniobra del lasherino. “Traidor” fue uno de los epítetos más suaves que le tiraron a Miranda, quien, de todas maneras, aclaró que lo que busca es libertad de acción, que no quiere romper la concertación y otras cosas más. Félix, por su lado y como todos, juega para el bando que le garantice el mayor porcentaje de éxito en su cruzada particular: hacerse dueño y señor del peronismo en el Sur provincial, derrotando al jaquismo. Ve que para lograr ese objetivo hoy le conviene jugar con el cobismo y no acordar nunca con su adversario.

    Marita Perceval y Jorge Pampa Álvaro, que se dicen kirchneristas de toda la vida, juegan con Cobos y se sumarían sin mayores exigencias al partido que intenta crear el gobernador luego de su salida de la UCR tradicional. Y es lógico, porque no poseen estructura ni tropa propia suficiente como para imponer lineamientos dentro del partido. Impulsados por Cristina y el propio Kirchner, han llegado muy lejos,mucho más de lo que otros imaginaban. Si hasta Perceval sueña, según cuentan quienes la secundan, en acompañar a Biffi en la fórmula concertadora, desplazando a Patricia Gutiérrez.

    Otro que aspira al lugar de La Negra –por lejos, uno de los espacios más codiciados– es Enrique Thomas, quien, luego de buscar señales en el jaquismo y de andar titubeando, cruzó la línea y hoy se muestra como el primer concertador, impulsado por el ex gobernador Rodolfo Gabrielli. Thomas quiere ser el segundo de Biffi pero no descuida el territorio. Si esa jugada no le da resultados, amenaza con una fórmula provincial junto a Francisco Chiqui García; sí, quien fuera candidato en 1999 a la gobernación impulsado por Arturo Lafalla y el mismo a quien el cobismo amagó presentar, previo acuerdo, en Maipú, para darle batalla a Adolfo Bermejo, el intendente de ese departamento que va por la reelección y actual presidente del PJ.

    En Guaymallén, el sálvese quien pueda se experimenta en todo su esplendor. Juan Manuel García, intendente radical, ve peligrar su continuidad en manos de otro peronista histórico que juega en la concertación: Jorge Pardal. Las encuestas del oficialismo y de la oposición le darían el triunfo al peronista. De ahí la profusa campaña del intendente en la TV y la radio. La amenaza de Miranda de dejar la concertación para arreglar con Jaque atemorizó al cobismo.A tal punto que el propio Cobos, el vice Juan Carlos Jaliff, el ministro Alfredo Cornejo y el candidato Biffi habrían tomado contacto con Amstutz para tentarlo a jugar de su lado.

    Las versiones dan cuenta de que, por primera vez, el cobismo comenzó a dar algunos gestos para compartir el poder, abrir las listas y hasta insinuó que el segundo lugar de la fórmula (el de Gutiérrez) sería para los peronistas concertadores, así como algunas intendencias y cargos legislativos. Mientras, el radicalismo que dice ser tradicional, el verdadero, el único, el de siempre, con Roberto Iglesias a la cabeza, junto a Ernesto Sanz y Víctor Fayad, entre otros, anunciará hoy que el sector se presentará en las elecciones de octubre en todas las categorías. Será el esperado lanzamiento de Iglesias a la gobernación. Es posible que El Mula y los suyos hablen de acuerdos con otros sectores de la oposición para enfrentar la concertación.

    ¿Esta posibilidad abriría las puertas para un pacto o alianza entre Iglesias y De Marchi? “¡Imposible!”, aseguran estos radicales aclarando que sólo se acercarían al ARI de Naman y Piedrafita, por ejemplo, y a la coalición que lleva al ex juez federal Luis Leiva como candidato a gobernador, una oferta electoral que no deja de sorprender por la buena aceptación de la ciudadanía, según las encuestas de opinión. Para el final, sólo un párrafo de aspectos que son comunes tanto para el nuevo estilo de gobierno que impuso Cobos en Mendoza, en acuerdo con el de Kirchner en el país, y el que representaron los gobiernos de los 90.

    Ninguno ha podido sacarse de encima las sospechas de corrupción, de negociados con el dinero público. En Mendoza, desde el 2000 a la fecha, falta la rendición de casi 46 millones de pesos del Vale Más. Millones de pesos que no se han podido justificar. En la Nación, entre 1994 y el 2006 sólo han sido aprobadas tres rendiciones de cuentas, con millones y millones que no se sabe dónde fueron a parar.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.