access_time 15:22
|
28 de diciembre de 2006
|
|

Al dólar le espera un mal año

Especialistas afirman que, por distintas razones, la moneda estadounidense seguirá perdiendo terreno frente al euro y el yen. El riesgo es que EEUU entre en recesión y frene el crecimiento global

      Las menores previsiones de crecimiento en EEUU, la posibilidad de que la reserva federal baje los tipos de interés y la tendencia de los bancos centrales a diversificar sus divisas harán que el dólar siga débil en el 2007, según los expertos. El pronóstico es casi unánime, tanto entre los analistas consultados por Efe como entre los distintos sondeos, paneles y artículos sobre el futuro del billete verde publicados en las últimas semanas.


          “Adivinar lo que va a pasar con las divisas es una de las cosas más difíciles en economía”, indicó a Efe Ken Mayland, presidente de Clear View Economics, quien asegura que está convencido de que el dólar se depreciará “gradual e inexorablemente”. Entre los que hilan más fino, están los expertos de Economist Intelligence Unit (EIU), una prestigiosa compañía de análisis del grupo empresarial The economist, que adelanta que el valor medio del dólar en el 2007 será 1,36 por euro y 105 por yen. EIU señala en su último informe sobre las previsiones para el 2007 que la “largamente esperada caída del dólar ha comenzado”.

         
            La compañía destaca que la divisa dio señales de resistencia en los últimos meses, pero insiste en que tanto las expectativas de tipos de interés como las de crecimiento perjudican a la moneda. A eso se suma, dice EIU, el hecho de que los inversores hayan vuelto a prestar atención a los gigantescos déficit comercial y por cuenta corriente de EEUU, que presionan el dólar a la baja. En general, de todos modos, el peor enemigo del billete verde es el menor crecimiento económico estadounidense.


         La Securities Industry and Financial Markets Association, una organización que agrupa a 650 firmas financieras dentro y fuera de EEUU, prevé que el país crezca 2,5 por ciento en el 2007, frente a 3,3 por ciento previsto para este año. Esa debilidad llevará a la reserva federal a rebajar los tipos de interés en un cuarto punto, desde 5,25 por ciento actual, para finales del 2007, según la asociación.


         Esas menores tasas restan también atractivo al dólar, ya que muchos extranjeros han invertido su capital en EEUU porque los tipos de interés eran más altos que en otras regiones como Europa. A la debilidad económica dentro de casa, se suman otros vientos poco favorables. “El euro se está estableciendo como una divisa de reserva en competencia con el dólar y muchos países buscan vender sus dólares y comprar euros”, asegura David Reilly, director de la firma Rydex Investments, en un artículo publicado este mes en la revista Business week.


              Reilly destaca que el banco central chino tiene más de mil millones de dólares que quiere diversificar y por eso están invirtiendo en euros. La moneda europea ha ganado más de 50 por ciento frente al dólar desde los mínimos que marcó en el 2002, de ahí que los expertos recomienden no pecar de exceso de optimismo a la hora de pensar en el recorrido futuro de la moneda europea. Y es que la desaceleración de la locomotora estadounidense amenaza con frenar al resto del mundo, Europa incluida, según los analistas, lo que haría que el Banco Central Europeo (BCE) interrumpiese la subida de tipos en el 2007.


         No existe, de todos modos, sensación de pánico, ya que, en general, nadie cree que vaya a tener lugar una depreciación masiva del billete verde. El verdadero motivo para preocuparse, dice The economist, es si la caída del dólar lleva a los inversores a demandar rentabilidades más altas de los bonos del Tesoro de EEUU para compensar el riesgo que asumen al adquirir esos activos, lo que a su vez podría hacer que EEUU entre en recesión.


         Pero no todas son malas noticias. Tobias Levkovich, estratega jefe de acciones de Citigroup, apuntó en declaraciones este mes al diario The wall street journal que un dólar más débil ayudará a las cuentas de resultados de las muchas multinacionales estadounidenses, que se beneficiarán del efecto de un euro o un yen más fuerte cuando tengan que repatriar sus beneficios.

TEMAS:

Opinión

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.