access_time 17:21
|
7 de septiembre de 2006
|
|

CASO PIOTTANTE LIBEDINSKY

Ahora investigan al último suegro del psicólogo

La Justicia fue a buscar un arma sospechada a la casa de Alberto Troncoso. El hombre dijo que la tenía, pero que se la robaron. No hizo la denuncia.

    El crimen del psicólogo Flavio Piottante y la paciente Estrella Libedinsky sigue generando ramificaciones en la causa mientras se continúa buscando al principal sospechoso, Mauricio Suárez, prófugo desde el 16 de julio. Hace unos días, el fiscal que investiga el caso, Eduardo Martearena, comenzó a seguir varias pistas con el objetivo de encontrar el arma de fuego que terminó con la vida del profesional: un revólver calibre 32. Fue así que tomó todas las direcciones de las personas que rodeaban a las víctimas para tratar de encontrar alguna novedad.

    En la incesante búsqueda, un preciso dato llevó a los pesquisas a allanar la casa de Alberto Troncoso, padre de la última novia de Piottante, Andrea Troncoso. El hombre, hasta ese momento, era un simple espectador desde que se abrió el complejo expediente que hoy tiene 400 fojas. La presunción era más que fuerte: Troncoso tenía guardado un revólver calibre 32 en su casa de Vistalba, Luján. Fuentes tribunalicias informaron que varios efectivos policiales y judiciales se acercaron a la vivienda en la que también reside su hija, Andrea. Pero la sorpresa apareció cuando descubrieron que el arma no estaba.

    Desde Tribunales comentaron que el hombre les dijo que se la habían robado. Cuando los investigadores le preguntaron si había presentado la denuncia en alguna sede policial, este les dijo que no. Antes de esto, averiguaron si en las comisarías de la zona o en las oficinas fiscales había alguna denuncia por el robo, pero tampoco existía registro alguno. Sin embargo, la historia no termina ahí. Pasaron los minutos y la pesquisa parecía que fracasaría, pero, a pesar de esto, continuaban revisando todos los recovecos de la casa.

    Antes de marcharse, un investigador dio finalmente con algo: un revólver calibre 38. Los funcionarios judiciales le preguntaron si este arma estaba declarada. A Alberto Troncoso no le quedó otra alternativa que responder que no. Así las cosas, el fiscal Martearena abrió un nuevo expediente e imputó a Troncoso por “tenencia ilegal de arma de fuego”.

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Últimas noticias

© 2019 Copyright.