access_time 00:55
|
23 de noviembre de 2009
|
|
GIRA POR LA REGIÓN

Ahmadineyad será recibido por Lula

El presidente de Irán llega hoy a Brasil, donde, además de fortalecer la relación comercial con el país sudamericano, buscará un apoyo a la política nuclear de la nación de Oriente Medio.

    El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, recibirá hoy a su homólogo iraní, Mahmud Ahmadineyad, en una visita polémica que ha generado numerosas críticas y protestas dentro y fuera del país, con el programa nuclear en el centro del debate. Ahmadineyad aterrizará en Brasilia en medio de las amenazas de sanciones por parte de Estados Unidos y las grandes potencias europeas por no responder a la propuesta del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) de enriquecer su uranio en Rusia.

    El gobernante iraní busca el apoyo de Lula, quien se ha mostrado proclive al desarrollo de tecnología nuclear con fines pacíficos y es contrario a las sanciones que podrían frenar el despegue del comercio bilateral, asunto que también centrará la reunión. Lula defiende que la diplomacia será más útil que el aislamiento de la república islámica y ha justificado el diálogo con Ahmadineyad hasta delante del presidente israelí, Shimon Peres, durante la visita que este hizo a Brasil hace una semana, si es que sirve para al menos extraer “una palabra o una coma” en aras de la paz.

    Para Brasil, esta es una oportunidad de crearse una imagen de mediador internacional que secunde su campaña para hacerse con un asiento permanente en una hipotética ampliación del Consejo de Seguridad de la ONU. En esta línea, Lula ha recibido en sólo una semana por separado a Peres y al presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, y ha logrado que ambos aplaudan su colaboración en el diálogo para el entendimiento en Oriente Medio.

    A pesar de las suspicacias que ha despertado la visita de Ahmadineyad en los sectores conservadores de Estados Unidos, el propio presidente Barack Obama le ha pedido a Lula que utilice su relación privilegiada con el líder iraní para presionarlo para que renuncie a sus supuestas aspiraciones nucleares con fines militares. Además, Estados Unidos quiere que el gobernante brasileño interceda por tres ciudadanos de su país arrestados en Irán en julio bajo acusaciones de espionaje.

    Al margen de la cuestión nuclear, la visita también tendrá un fuerte componente comercial, puesto que Ahmadineyad estará acompañado de una comitiva de cerca de 200 empresarios que celebrarán un encuentro con directivos de firmas brasileñas de los sectores de petróleo, minería, agricultura y bienes de capital. La clausura del encuentro será presidida por ambos mandatarios, después de su reunión de trabajo y de la recepción que realizarán el presidente del Senado, José Sarney, y el de la Cámara de Diputados, Michel Temer, en honor del dirigente iraní.

    También será discutida la supresión recíproca de visados, lo que incluiría a los brasileños en un reducido club de ciudadanos con derecho de cruzar la frontera iraní sólo con el pasaporte y dará más facilidades en Brasil a los iraníes que, por ejemplo, a los estadounidenses, quienes son obligados a pedir un visado. Ahmadineyad inicialmente tenía programado viajar a Brasil el pasado mayo, pero la visita fue cancelada por “compromisos internos” del mandatario previos a las elecciones del 12 de junio, en las que fue reelegido, en medio de graves denuncias de manipulación.

    El presidente iraní incluyó a Brasil en una gira internacional de cinco días, cuya primera etapa fue ayer en Senegal y que le llevará el martes a Bolivia y el miércoles a Venezuela. La gira sudamericana de Ahmadineyad ha estado marcada, además, por protestas en Brasil y Colombia de las comunidades judía, gay y otros movimientos sociales por su negación del Holocausto y las reiteradas amenazas a Israel, la falta de libertades en Irán y lo que algunos consideran como injerencia de Teherán en América latina.

    Según el embajador iraní en Brasilia, Mohsen Shaterzadeh, Ahmadineyad desembarcará hoy en Brasilia acompañado por una comitiva de 280 personas, de las cuales, unas 150 son empresarios, y subscribirá nuevos convenios de cooperación con el país sudamericano en por lo menos ocho rubros, entre los cuales no está el campo nuclear. No obstante, el embajador repartió el viernes un artículo de Ahmadineyad en el que el mandatario iraní expresa su esperanza de lograr el apoyo de Brasil frente a las “injustas” acusaciones dirigidas al programa nuclear de su país, que atribuyó a “algunos pocos poderes arrogantes”, supuestamente interesados en impedir el acceso de otros países a tecnologías más avanzadas.

    “Si en esa polémica injusta de los países occidentales contra el programa nuclear iraní con pueblos pacíficos el pueblo brasileño se pone del lado del pueblo iraní, es en razón de una experiencia semejante”, agregó. Además del encuentro con Lula y de la firma de acuerdos bilaterales de cooperación, el programa de Ahmadineyad en Brasilia incluye un encuentro con el presidente del Senado, José Sarney. El gobernante iraní también dictará una conferencia en una universidad privada de Brasilia, en la que, según el embajador, el líder iraní contestará a cualquier pregunta, incluso sobre sus polémicas declaraciones de negativa del Holocausto y en favor de la extinción del Estado de Israel.

TEMAS:

El mundo

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.