access_time 10:22
|
27 de noviembre de 2009
|
|

Agua

Uno se levanta y va a lavarse la cara porque la noche le dejó la cara sucia de sueños. Los sueños suelen ensuciar, como por ejemplo, uno sueña con un pastel de chocolate, con un chiquero o con un político.

    Uno se levanta y va a lavarse la cara porque la noche le dejó la cara sucia de sueños. Los sueños suelen ensuciar, como por ejemplo, uno sueña con un pastel de chocolate, con un chiquero o con un político. Y ¡zas!, no hay agua. Pero ni una gota. Ni siquiera para lavarse el lunar que tiene en el cuello. Uno va a hacer pis, porque sus riñones han seguido funcionando aunque el tipo durmiera, los riñones son de no dormir, y ¡zas! No hay agua en el tanque del inodoro. La señora va a cocinar un guiso de Benadril que fue lo único que encontró en la heladera y de la canilla sólo salen recuerdos, pero secos.

    Pues está pasando en nuestra Mendoza. Nuestra provincia conoce bien el valor del agua Si nuestra provincia existe es gracias a ella. El agua es un derecho irremplazable para todos los mendocinos. Pues bien, si un día sin agua incomoda hasta el sufrimiento a cualquier persona, imagínense lo que son diez días sin agua, como los que están sufriendo habitantes de Guaymallén, cerca de 50 mil según declaró su propio intendente. Pero el Abraham no se quedó con eso, agregó que los que sufren esta falta están en todo su derecho de no pagar.

    Y, sí, intendente, fíjese que sí es constitucional no pagar lo que no se nos brinda. Los vecinos ya no saben qué hacer. Al parecer, los de Obras Sanitarias tampoco, que es lo peor. Ellos son los responsables del servicio, bueno, en el supuesto caso de que esto pueda considerarse un servicio. Hay escuelas con falta de agua, varias. Falta agua también en zonas de Godoy Cruz y Las Heras. Hay chicos con gastroenteritis porque lo que alcanzan a tomar no es agua, es microbios apenas húmedos.

     Obras Sanitarias debe hacerse cargo, pero inmediatamente, no cargo con remisión al futuro, cargo ya mismo, y si no, que los directivos de esa empresa sean confinados a vivir diez días sin agua en sus casas, vamos a ver cómo reaccionan. Los vecinos de Guaymallén están hartos, muy calientes, y no precisamente por el sol cuyano. Esperan una solución pero no pueden esperar más. Sin agua no es vida, viejo. Sin agua todo se transforma. Mientras tanto, según me comentan algunos informantes informales, en algunos barrios de nuestra gran ciudad hay gente que no deja de regar sus jardines a chorros y en horarios que no corresponden. Agua que no has de beber, déjala correr, hermano, que hay otros que la quieren simplemente para poder seguir viviendo.

TEMAS:

#Humor

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.