access_time 03:57
|
31 de enero de 2007
|
|
CAMBIO CLIMÁTICO

Advierten sobre situación incontrolable

Especialistas de Greenpeace dieron una conferencia en París. Dijeron que un aumento de la temperatura global superior a los dos grados traería serios problemas al planeta.

 PARÍS (EFE). Greenpeace advirtió ayer que un aumento de la temperatura de la Tierra superior a dos grados haría incontrolables las consecuencias del cambio climático, lo que exige detener rápidamente la escalada de emisiones que conducen a un calentamiento superior para finales de siglo. La asociación ecologista lanzó la señal de alarma sobre esa cifra de dos grados en París, donde el Grupo Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC, en inglés) difundirá un informe en el que augura una suba de las temperaturas que podría situarse en tres grados a finales de siglo.

   El borrador del informe del IPCC, que está siendo sometido “línea a línea” a la aprobación de las delegaciones gubernamentales y que resulta del compendio de los estudios científicos sobre el cambio científico hasta ahora, estima que en el horizonte del 2100 el calentamiento se situará en una horquilla de 2 a 4,5 grados, con un escenario central de 3 grados.

   En su anterior informe, en el 2001, el IPCC había establecido un margen menos preciso, según diferentes escenarios, con un calentamiento de 1,4 a 5,8 grados a finales de siglo. De acuerdo con las previsiones actuales- filtradas en las últimas semanas– y teniendo en cuenta que ya en un siglo el alza ha sido de 0,74 grados (en el 2001 se daba una cifra de 0,6), es muy poco probable que el calentamiento se sitúe por debajo de 1,5 grados y “no se pueden excluir valores significativamente superiores a 4,5 grados”.

   Esos tres grados serían consecuencia de una concentración de 550 partículas de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera por millón, cuando la situación anterior a la revolución industrial era de unas 170 partículas de CO2 por millón. En la actualidad, la concentración se sitúa ya por encima de las 380 partículas de CO2 por millón y se estima que un nivel de 400 partículas entrañaría una suba de dos grados de la temperatura global. Por encima de ese aumento “se corre el riesgo de que la escalada sea incontrolable”, así como la espiral de efectos sobre el medio ambiente y la vida de las comunidades humanas, señaló a Efe Latetitia de Marez, de Greenpeace, y Steve Sawyer, del consejo de la organización.

 EL TOPE ADMISIBLE. La cifra de dos grados como tope admisible, que es objeto de un gran consenso científico y ha sido asumida por la Comisión Europea para fijarse los objetivos de reducción de emisiones en las próximas décadas, debe convertirse en un “estándar internacional” para las futuras negociaciones sobre la lucha contra el cambio climático, subrayó De Marez.

   Estabilizar la concentración de CO2 en la atmósfera en 400 partículas por millón necesitaría recortar las emisiones en 50% en el horizonte del 2050, lo que, según Greenpeace, se podría lograr con una apuesta a fondo por las energías renovables, unida a medidas de eficiencia energética, sin que eso cuestione una “progresión regular” del desarrollo económico. Según el borrador del informe del IPCC, que se presenta el viernes, una de las consecuencias del calentamiento previsto sería una subida del nivel del mar, que se situaría entre 28 y 43 centímetros a finales de siglo, un margen mucho más estrecho que el barajado en el 2001 (de 9 a 88 centímetros).

   El resumen del texto destinado a los responsables políticos no sufrió cambios significativos en la primera jornada de examen, pero es hoy cuando se entra en el análisis de la parte más sensible y algunas fuentes han indicado que “puede haber tentativas de algunos países” de ejercer presiones, como ya ocurrió con Estados Unidos.

TEMAS:

El mundo

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.