access_time 20:56
|
12 de noviembre de 2009
|
|
CRISPACIÓN POLÍTICA Y MALESTAR SOCIAL

Acusaciones y argumentaciones sobre el clima desestabilizador

El Gobierno sostiene que hay mala intención y la oposición carga sobre el Ejecutivo.

    Sectores de la oposición salieron ayer a retrucar las acusaciones del Gobierno nacional acerca de un supuesto plan de desestabilización y lo acusaron de generar un “clima de violencia”, mientras que la Iglesia instó a buscar políticas “a fin de cohesionar y pacificar al pueblo argentino”. En tanto, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, coincidió con la postura que expresó la presidenta Cristina Fernández, al advertir ayer en la Cámara de Diputados: “Si están pensando que nos vamos a ir o nos van a sacar, que se lo quiten de la cabeza” , y añadió que “hay hechos que de consolidación de la democracia no tienen nada”, mientras sindicalistas como Juan Belén y Omar Viviani justificaron la iniciativa de la CGT de organizar una marcha la próxima semana en respaldo al “orden constitucional”.
    Fernández indicó, sin mencionar a Elisa Carrió: “Si le agregamos que hay quienes andan con cartas por las embajadas, diciendo no se qué cosas y el vicepresidente del país se expresa así ante la SIP –la Sociedad Interamericana de Prensa–, sí nos encontramos ante esta situación”. El titular de la Sociedad Rural, Hugo Biolcati, desmintió categóricamente que su sector busque desestabilizar el sistema democrático y afirmó que, por el contrario, el “clima de crispación” que vive la sociedad argentina es “alimentado desde el mismo Gobierno” con sus denuncias sobre un supuesto plan destituyente. Asimismo, cuestionó los argumentos de la CGT para convocar a una movilización, al señalar que “no está claro qué buscan” los sindicalistas: “Defender la soberanía ¿contra quién? ¿Contra la invasión norteamericana?”, ironizó. Desde el Acuerdo Cívico y Social, sus máximos referentes, Elisa Carrió (Coalición Cívica ARI) y Gerardo Morales (UCR), exhortaron a que el Gobierno cambie “la forma de vincularse con organizaciones sociales y con la gente”, indicó el senador.
    “Quien genera el clima de violencia es el propio Gobierno. El Gobierno es el que maneja la SIDE, maneja distintos sistemas de información, que son los que pinchan teléfonos, los que patrullan a dirigentes opositores o escuchan a periodistas que piensan diferente”, señaló Morales. En sintonía con lo que planteó el martes el jefe radical, Carrió adjudicó supuestas intenciones conspirativas a quienes participan de “una lucha en el seno del justicialismo, entre (Néstor) Kirchner y (Eduardo) Duhalde”. La diputada electa también se quejó de que es el Gobierno “el que no hace esfuerzos por garantizar el orden” y enfatizó que “hay un enorme desorden provocado por el Gobierno y una enorme violencia institucional que, además, es usada por otros para conspirar”.
    En medio de este cruce de acusaciones entre el oficialismo y la oposición, la Iglesia buscó bajar el tono a la polémica y reclamó a las autoridades adoptar políticas “a fin de cohesionar y pacificar al pueblo argentino”. Según evaluó, es una “obligación” que le compete tanto al Gobierno como a las organizaciones sociales “solucionar siempre todas sus controversias por medios pacíficos”. A través de una declaración de la Conferencia Episcopal Argentina, que sesiona en una asamblea plenaria de obispos en Pilar, la Iglesia invitó a ciudadanos y sectores sociales a tomar como ejemplo el acuerdo de paz y amistad que sellaron Argentina y Chile hace 25 años para evitar “la demencia de la guerra”. Por su parte, el titular del Sindicato de Peones de Taxis, Omar Viviani, defendió la movilización que la CGT convocó para el viernes 20 y cargó contra la Sociedad Rural y el arco opositor, a los que responsabilizó por ese supuesto accionar destituyente.
    “Acá sabemos todos quiénes son los que históricamente estuvieron contra los gobiernos nacionales y populares”, advirtió Viviani y, en relación con las protestas callejeras de los últimos días, deslizó: “No nos asustaría que algún sector de la Sociedad Rural estuviera bancando a algunos compañeros” manifestantes. En cambio, el titular de Luz y Fuerza, Oscar Lescano –referente del sector de los “gordos”– tomó ayer distancia de las denuncias y consideró que sus colegas de la CGT que convocaron a una movilización de apoyo al Gobierno van a tener que “convencerlo” de que, efectivamente, hay “accionar desestabilizador”.

TEMAS:

El País

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.