access_time 19:32
|
15 de mayo de 2007
|
|
VICARÍA CASTRENSE

Aceptarían hoy la renuncia de Baseotto

El papa Benedicto XVI adoptaría esta actitud pero no daría a conocer hoy a su remplazante.

    El papa Benedicto XVI aceptaría hoy la renuncia como obispo castrense de monseñor Antonio Baseotto, a quien el presidente Néstor Kirchner quiso echar en el 2005, pero sin anunciar aún el nombre de su sucesor en el cargo. Fuentes eclesiásticas y gubernamentales anticiparon a DYN que “hoy puede oficializarse el anuncio de su renuncia”, aunque aclararon que el prelado militar “no debe realizar ningún trámite de renuncia ante el Poder Ejecutivo, porque el único que tiene potestad para aceptársela es el Papa, quien lo designa”. Trascendió, además, que el Vaticano no dará a conocer hoy el nombre del sucesor de Baseotto en el cargo porque todavía no hay acuerdo con el Gobierno.

   Debido a esto, quedaría a cargo de la vicaría el capellán castrense Jorge Candia. Monseñor Baseotto formalizó su dimisión el 4 de abril, al cumplir los 75 años, tal como establece el Código de Derecho Canónico. El cambio es esperado en la Casa Rosada, que en marzo del 2005 desconoció la autoridad de Baseotto como obispo castrense y pidió su remoción a la Santa Sede. La idea original del Gobierno era que El Vaticano desplazara hace dos años al obispo castrense y nombrara a otro en su lugar.

    La postergación, que generó tensiones con el Episcopado, se produjo porque la Santa Sede consideró que Kirchner actuó en forma unilateral al exigir un nuevo obispo, cuestión de exclusiva competencia del Papa y hasta –según advirtió entonces el vocero de la Santa Sede, Joaquín Navarro Valls– pudo poner en juego la libertad religiosa en el país.

    Todavía no hay un candidato firme a la sede eclesiástica castrense pero la terna elevada a Roma por el nuncio apostólico, monseñor Adriano Bernardini, tendría a priori –trascendió– la venia del Gobierno. Los candidatos para suceder a monseñor Baseotto –según fuentes oficiales– son los obispos Rubén Frassia (Avellaneda-Lanús), Carlos Malfa (Chascomús) y un tercero que se mantiene en reserva, aunque podría ser el propio vicepresidente segundo del Episcopado, monseñor Agustín Radrizzani (Lomas de Zamora).

    Desde febrero del 2005, cuando Baseotto apeló a una alegoría evangélica –que habla de tirar al mar a quienes escandalicen a los niños– para criticar la política sanitaria oficial, el Gobierno y El Vaticano analizaron al menos tres opciones para que el obispo se retirara anticipadamente del cargo. Mientras tanto, el Senado aguarda el tratamiento en la Comisión de Relaciones Exteriores de un proyecto que propone eliminar el obispado castrense y dar por terminado el acuerdo entre Argentina y la Santa Sede que dispuso su creación.

    El proyecto fue presentado por la senadora justicialista Adriana Bortolozzi de Bogado pero aún no fue debatido en la comisión que preside su compañero de bancada Carlos Reutemann. “Denúnciase el acuerdo con la Santa Sede del 28 de junio de 1957”, indica el proyecto que busca dar por terminada la norma que estableció la creación de la vicaría castrense, en la que se desempeñaba monseñor Antonio Baseotto. Según la iniciativa, a partir de la instrumentación de esa medida “cesarán en sus funciones el obispo castrense, el obispo auxiliar castrense, los capellanes mayores, los sacerdotes militares de cada una de las fuerzas armadas y quienes desempeñen funciones eclesiales análogas en las fuerzas de seguridad”.

   La iniciativa de Bortolozzi fue presentada el 28 de marzo de este año y sólo fue girada a la Comisión de Relaciones Exteriores, donde hasta el momento no fue tratada. En esa comisión advirtieron, a su vez, que tampoco existe fecha precisa de debate. De prosperar este proyecto no haría falta nombrar al sucesor de Baseotto, cuya dimisión fue presentada el 4 de abril y que podría ser aceptada por el papa Benedicto XVI.

TEMAS:

El País

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.