access_time 22:01
|
5 de diciembre de 2017
|
A un mes de la denuncia

Abuso en Al Sur: amigas de la víctima relataron cómo fue el calvario que vivió

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1512521109975IMG_9989.jpg
Las testigos hablaron con El Sol y dieron detalles de lo sucedido hace un mes

Se trata de las chicas que estaban con la denunciante el día del hecho en Al Sur. Relataron en primera persona la terrible experiencia y despejaron dudas acerca de la historia. Pidieron celeridad a la Justicia y apuntaron contra los responsables del local.

La denuncia por un abuso que padeció una joven en el interior del boliche Al Sur, en Chacras de Coria, Luján, impactó en la comunidad mendocina y generó varias polémicas, pero, hasta el momento, la Justicia no ha conseguido dar con el o los responsables de la vejación, que fue constatada por el Cuerpo Médico Forense. Al cumplirse este martes un mes del aberrante hecho, amigas de la víctima que fueron con ella a bailar al lugar donde, aparentemente, fue sometida mantuvieron una conversación con El Sol para brindar un relato en primera persona sobre cómo fue esa noche y cuando descubrieron lo que le había sucedido a su amiga.

Además, contaron sus sensaciones con respecto al papel de los encargados del local y de las pesquisas del caso, que lideran los fiscales Virginia Rumbo, de Delitos Contra la Integridad Sexual, y Gustavo Fehlmann, de Robos y Hurtos. Este último intervino para intentar dar con los responsables de sustraer –dos días después de la denuncia de abuso–, la computadora que contenía los videos de las cámaras de vigilancias del boliche, los cuales iban a ser clave para identificar al abusador.

“¿Por qué me hicieron esto? Yo no quería”

Era una noche de festejos, una de sus amigas cumplía años y decidieron salir a bailar. Pese a que fueron en grupo, acompañadas, el lamentable final no se pudo evitar. Nadie esperaba que en el interior de un boliche les pudiese suceder algo así.

El caso trascendió en los medios y, en principio, el rechazo a que los detalles del episodio que tanto dolor les provocó salieran a la luz, era inevitable, contaron. Pese a esto, amigas de la víctima juntaron valor para relatar su versión públicamente. La joven denunciante continúa consternada por la situación y pasa sus días con tratamiento psiquiátrico, por lo que prefirió no estar presente en la charla.

Las chicas narraron los sucesos en orden cronológico. Incluso, traían anotados en una libreta datos que les había brindado la víctima, para no dejar ningún elemento de importancia fuera de la historia.

De acuerdo con lo que contaron, el grupo compuesto por amigas y amigos de la cumpleañera llegó a la disco de Chacras de Coria cerca de las 1.30. Habían conseguido precintos, por lo que se dirigieron a la VIP desde un principio, donde permanecieron la mayor parte del tiempo.

Ver también: Denuncia de abuso en un boliche: la víctima “no recuerda nada”

Al llegar pidieron un par de “combos” de bebidas alcohólicas. Según las chicas, fue lo único que consumieron y, al repartirse entre todo el grupo, nadie alcanzó a tomar en exceso. Luego bailaron y disfrutaron de la música, explicaron.

Durante el trascurso de la madrugada, la víctima bailó con algunos chicos. A sus amigas les llamó la atención la soltura que mostraba, debido a que la describieron como una persona tímida, que normalmente no acepta bailar con cualquier hombre que la invita.

Sus amigas la seguían de cerca. Tras estar algunos momentos en la pista con un joven, la chica regresó al grupo. Entonces fue cuando sus compañeras empezaron a notar que algo extraño le sucedía. “Parecía que estaba adormecida, como cansada”, añadieron. En un instante, otro muchacho la sacó a bailar. Sus amigas no alcanzaron a darse cuenta en que momento se fue ni pudieron ver con precisión al chico. Luego de eso, la joven no regresó. El grupo con el que estaba empezó a sospechar que algo le había pasado y recorrió el boliche casi por completo pero no logró localizarla.

Al cabo de una hora, alrededor de las 4.30, continuaban con la desesperada búsqueda y finalmente dieron con ella en uno de los ingresos a la pista principal. Estaba tirada sobre unos sillones, durmiendo. Sus amigas la levantaron y la hicieron reaccionar. Se la notaba perdida y adormecida, dijeron.

El grupo salió y emprendieron la vuelta a casa. Pero, en el camino, la chica estalló en llanto. Les decía que le había dolido lo que le hicieron, pero no explicaba con claridad lo que había vivido. Sus acompañantes le preguntaron “¿Qué te pasó?”, a lo que ella respondió: “¿Por qué me hicieron esto? Yo no quería. ¿Por qué los hombres son así?”, mientras seguía haciendo hincapié en el dolor que había sentido. Fue en ese instante cuando las amigas de la víctima se percataron de que tenía una mancha de sangre en el pantalón, cerca de la zona genital y decidieron llevarla al hospital más cercano.

Los jóvenes se dirigieron hasta el Hospital Del Carmen. Allí, el médico de guardia le aplicó el kit de emergencia, que se utiliza en los casos de abuso sexual, y fue derivada al Cuerpo Médico Forense. Allí se constató que la chica presentaba rasguños en algunas zonas del cuerpo y pequeños desgarros en sus partes íntimas, lo que indicaba que había sufrido una violación. El resto de la historia es conocido: se dirigieron a realizar la denuncia y se dio inicio a la investigación.

“Creemos que están encubriendo algo”

La investigación sostiene que existen varios indicios que obligan a plantear la hipótesis de que el abusador ha tenido acceso a zonas exclusivas del boliche. Es que, la víctima relató que ella recuerda que la llevaron hacia un lugar donde la música se escuchaba lejana y que en el trayecto paso por una barra, pero no logró rememorar mayores detalles.

Además, el robo de la PC –ocurrido la madrugada del martes 7 de noviembre– que contenía los registros fílmicos de las numerosas cámaras de vigilancia que están en el local puso la mira sobre los encargados del lugar.

Ante esta situación, las amigas de la denunciante dieron a entender que es inevitable sospechar y que creen que “están encubriendo algo”. Esto porque los pocos videos que fueron presentados a la Justicia por el propietario de Al Sur sólo muestran el ingreso y la salida de las chicas. Mientras que los momentos más importantes de las imágenes no se lograron recuperar.

Ver también: Fotogramas para identificar al sospechoso del ataque sexual

En cuanto a las pesquisas de los fiscales Rumbo y Fehlmann, las jóvenes indicaron que “se están moviendo con lentitud y no hay respuestas, pese a que ya llevan un mes investigando los hechos”.

Por último, aseguraron que ellas piensan que a su amiga la abordaron entre dos o tres sujetos que tenían todo planeado. Esto, porque la chica comenzó a sentirse mal momentos antes de ir a bailar con el presunto abusador, por lo que creen que alguno de los otros muchachos con los que bailó había hecho parte del “trabajo” y “le dio algo” para que terminara en ese estado de somnolencia e involuntad que facilitó llevar a cabo la violación.

Por otra parte, manifestaron que esperan que la Justicia llegue a buen puerto con la investigación y se logre identificar al o los autores.

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.