access_time 09:56
|
10 de agosto de 2018
|

Abal Medina dijo que Mazzón distribuía los fondos para la campaña

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1533905753036000590572-juancarlosmazzon.jpg

El Chueco era el hombre fuerte del peronismo mendocino. En su declaración ante el fiscal Stornelli, el ex jefe de gabinete de Cristina sostuvo que el operador político era el que recibía o retiraba los fondos para la campaña 2013, sospechados de ilegales.

El histórico operador del justicialismo Juan Carlos "El Chueco" Mazzón murió en agosto de 2015 y, tres años después, su nombre vuelve a aparecer pero en este caso como parte de la trama que investiga el fiscal Carlos Stornelli por las coimas que empresarios pagaron a ex funcionarios kirchneristas. En este caso, el ex jefe de gabinete Juan Manuel Abal Medina reconoció que con Mazzón había un nexo para entregar o retirar dinero que, según el ex funcionario, se trataba de recursos en negro aportados para la campaña.

Mazzón era el hombre fuerte del peronismo mendocino y era respetado por todos aunque perteneciera al sector Azul, la corriente a la que pertenecen los intendentes Alejandro Bermejo, Martín Aveiro, Roberto Righi y Jorge Omar Giménez, entre otros referentes mendocinos. "El Chueco" era el que resolvía las disputas internas, el que ungía a los candidatos y el que trazaba la estrategia. Las versiones apuntaban a que también era el que llegaba con los fondos, principalmente, para las campañas electorales.  

Néstor Kirchner volvió a confiar en el mendocino por adopción -en rigor, había nacido en Santa Fe- como nexo con las provincias. Así, Mazzón llegó a ocupar un despacho en la Casa Rosada como coordinador general de Asuntos Políticos Institucionales de la Unidad Presidente, el puente con los gobernadores e intendentes del PJ en todo el país. 

En el escrito que Abal Medina entregó al fiscal Stornelli por la causa de las coimas, el nombre de Mazzón aparece como vínculo político para las elecciones de 2013. En ese momento, Abal Medina era jefe de gabinete de Cristina Fernández de Kirchner y tuvo que colaborar en las elecciones de ese año para lo cual tuvo que relacionarse con El Chueco, "con despacho en casa de gobierno, cercano al mío".

También aparece en escena Roberto Baratta, mano derecha de Julio De Vido en Planificación. "Me informó que debía coordinar con él la entrega de algunos eventuales fondos que él recaudaría de aportes voluntarios", contó Abal Medina.

El senador nacional aseguró que tales fondos no eran ilegales pero que tampoco era su deber conocer la procedencia de los mismos: "En los tiempos electorales por los que se atravesaba y las personas involucradas, en ningún caso tal requisitoria me pareció impropia o desajustada -me refiero a la de Baratta-, mas allá de la informalidad-, pues ningún elemento tenía en aquél momento para dudar de su procedencia".

Abal Medina agregó que "los supuestos envíos de dinero no fueron realizados por desconocidos, sino por funcionarios de la gestión; y además, en ningún caso, a domicilios particulares ni a lugares ajenos a la gestión formal, sino que siempre fueron dirigidos a la Jefatura de Gabinete, o sea, mi lugar de trabajo". Es decir, la Casa Rosada.

En ese contexto, el Chueco Mazzón recibía en su oficina los fondos aportados por Baratta o bien los retiraba "conforme a lo acordado", según Abal Medina. "Según el caso, (Mazzón) instrumentaba su reenvío a distintos puntos del país para ser utilizada de acuerdo a las necesidades político-partidarias que este último establecía", describió el senador nacional.

Mazzón era el poder en las sombras del PJ. En el peronismo mendocino, no sólo le atribuyen haber traído fondos sino también la estrategia electoral para 2013: para aquella contienda, Mazzón buscó disipar el poder de Julio Cobos -candidato a diputado nacional-. El PJ llevaba como candidato a Alejandro Abraham pero la elección necesitaba de un tercer candidato: entonces apareció en escena Luis Rosales, el periodista especializado en relaciones internacionales que fue el candidato del Partido Demócrata. 

A Mazzón precisamente le atribuyen haber colocado a Rosales en la contienda, pero la jugada no terminó saliendo del todo bien. Cobos volvió a convertirse en un huracán, el PJ no llegó al 30 por ciento de los votos, con Rosales los demócratas ya advertían la crisis política del tradicional partido y, por último, asomaba un nuevo fenómeno político: la izquierda, con el FIT y la figura de Nicolás del Caño, actualmente legislador nacional por Buenos Aires. 

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.