access_time 17:18
|
12 de noviembre de 2012
|
|

Turismo Carretera

A un año de la muerte de Falaschi, su madre dijo que aún busca la verdad

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/000/177/250/000177250-20111124b_1230487.jpg

La tragedia ocurrió en el autódromo de Balcarce. Su mamá, Graciela Santilli, aseguró que le prometió a su hijo sacar fuerzas de donde no tenga para encontrar a cada uno de los responsables.

Al cumplirse mañana un año del fallecimiento del joven y promisorio piloto Guido Falaschi en el autódromo de Balcarce, su madre, Graciela Santilli, sufre el doloroso peso de la ausencia del ser más querido, aunque aseguró tener "las fuerzas para encontrar la verdad sobre la muerte" de su único hijo.

Fue en una penúltima final de la temporada 2011 de Turismo Carretera cuando Falaschi, en el intento por evitar a Leonel Larrauri a la salida del puente del circuito "Juan Manuel Fangio", perdió el control de su Ford.

La unidad número 16 rebotó entonces contra las gomas de contención y fue embestido primero por el Chevy de Guillermo Ortelli y luego, en medio de una nube de polvo y de costado, por el auto de Néstor Girolami.

Falaschi se convirtió en el último piloto fallecido de una extensa lista de 57 que perdieron la vida en TC, y el primero desde que en 2008 fueron prohibidos los acompañantes.

Pese al dolor de una fecha más que especial, la debilidad y el sufrimiento parecen haber fortalecido el alma empero marchita de Graciela, la mamá que ya no tiene a Guido y que denodadamente busca justicia por su hijo.

"Lo más importante que tenía ya lo perdí y no lo voy a recuperar. Mis días pasan y trato de estar lo mejor posible por mis padres, que ya son grandes, por mi marido, que no está bien, y porque sé que a Guido no le gustaría verme mal", afirmó en diálogo con DyN.

Santilli, no cree en arrepentimientos, porque siempre, dijo, intentó inculcarle a Falaschi junto a su marido la responsabilidad y el respeto por la profesión, sea cual sea.

"No me arrepiento de permitirle ser piloto", admitió sin embargo Graciela, "de hecho, le diría que vuelva a serlo, porque Guido amaba eso. Tampoco quiero que el automovilismo desaparezca porque es lo que a él le encantaba".

La noticia, en aquel momento, conmovió al ambiente del automovilismo. Es que Falaschi, el "rubiecito" de andar bonachón, era querido y respetado por quienes lo conocían mucho y no tanto.

"Guido era un chico muy especial. Era un chico transparente, sano, sincero, respetuoso, sin nada para ocultar. Extraño darle un beso, hacerle una caricia, extraño todo", sostuvo Graciela, con firmeza en sus palabras pero un hilo de voz que por momentos vibraba por la emoción del recuerdo.

Dijo Santilli que no vio más carreras, que no sabe nada de lo que pasa en el automovilismo actual después de la pérdida de su hijo. Sostuvo, además, que todo lo hace acordar a él, que le pide cotidianamente que la acompañe siempre, que la deje "acá" hasta que "pueda hacer justicia". Que después, no sabe cómo, cuándo ni en qué forma, se reencontrarán "de alguna forma". "Uno aprende a rescatar algunas cosas.

Así como hubo gente que después de lo de Guido se alejó hubo otra que se acercó, pero la vida es así", remarcó, sincera y resignada, al tiempo que avisó: "Se lo prometí a Guido: voy a sacar fuerzas de donde no tenga para que cada uno de los responsables por lo menos diga 'sí, me equivoqué'".

La vida le puso por delante una dura prueba. La pérdida de un hijo debe suponer, para cualquier padre, la muerte en vida de una parte suya, pero más lo será, seguramente, cuando se trata de un único hijo.

Pese a ello, Graciela dijo sentir un pequeño alivio en medio del dolor que, sabe, padecerá por siempre. El de la felicidad con la que vivió su hijo, que llegó a ser campeón de Top Race en 2010 y de Formula Renault en 2008, en su primera gran conquista de una corta pero exitosa carrera profesional.

"A pesar que vivió poco, Guido vivió intensamente, fue un chico feliz desde que nació, amado. Sus 22 años fueron plenos de felicidad. Sé que la nuestra fue una familia feliz, ahora no lo es", concluyó la madre del "gringuito" nacido en Las Parejas. 

TEMAS:

Deportes

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.