River iguala ante Fluminense en Brasil
access_time 20:19
|
29 de mayo de 2007
|
|

A Nilda la dejaron sola

El paso de Nilda Garré, ministra de Defensa, por el Senado dejó una imagen que el oficialismo hasta ahora había logrado evitar en el Congreso: la de un alto funcionario del Gobierno sometido a un bombardeo de preguntas incómodas por parte de la oposición y sin ningún tipo de protección parlamentaria.

    El paso de Nilda Garré, ministra de Defensa, por el Senado dejó una imagen que el oficialismo hasta ahora había logrado evitar en el Congreso: la de un alto funcionario del Gobierno sometido a un bombardeo de preguntas incómodas por parte de la oposición y sin ningún tipo de protección parlamentaria. Cuando a las 16 Garré ya llevaba más de tres horas de espadeo en la Comisión de Defensa, en el Salón Illía no quedaba ningún miembro del oficialismo, excepto la titular de la comisión convocante, la kirchnerista Marita Perceval.

    Llamó mucho la atención la soledad de la ministra. Mucho más cuando, apenas media hora más tarde, la Comisión de Asuntos Constitucionales (que preside Cristina Fernández de Kirchner) logró reunir en el mismo salón a una docena de oficialistas dispuestos a tratar un tema políticamente menor en comparación, como es la transferencia de inmuebles del Hospital Francés al PAMI. Miguel Ángel Pichetto, Jorge Capitanich,Mabel Caparrós,Marcelo Guinle,Vilma Ibarra,Nicolás Fernández, Fabián Ríos y Marcelo López Arias, entre otros, estuvieron allí para presenciar el retorno al trabajo de comisión de la primera dama.

    “Yo le dije a Marita que suspendiera la reunión y no me hizo caso”, reveló un senador muy influyente dentro del bloque kirchnerista. La interpretación que hicieron algunos legisladores es que Perceval se empecinó en traer a la ministra porque, en general, no tiene buena convocatoria a las reuniones de su comisión. Inclusive, aceptó la presión de los radicales para que Garré concurriera al Senado en vez de recibirlos en dependencias de las fuerzas armadas, como hizo hasta ahora cada vez que se reunió con la Comisión de Defensa.

    El resultado fue a pedir de boca para el radicalismo. Una batería de preguntas sobre los problemas de seguridad aérea, el incendio en el Irízar y la caída del Mirage en Tandil, entre otros temas espinosos, expusieron a la ministra a una situación decididamente incómoda. Nerviosa, titubeante, con desconocimiento de muchos temas de su área, Garré nunca pudo hacer pie firme en el Senado. En algunos pasajes dio la sensación de que iba a quebrarse. El ex piloto Enrique Piñeiro, quien, al no poder intervenir directamente, proveyó de letra a los radicales, la tuvo contra las cuerdas varias veces.

    “Me parece que hay algunos que la ven muy debilitada y otros que nunca digirieron que le dieran semejante cargo a una frepasista crítica del peronismo”, se sinceró un senador norteño al ser consultado por los motivos del vacío que le hicieron. Ni Ricardo Jaime cuando tuvo que ir al Congreso a defender su cuestionada gestión al frente de la Secretaría de Transporte estuvo tan desamparado.

    “La diferencia es que esta vez no hubo ninguna señal especial desde el Gobierno para acudir en su ayuda”, confesó el mismo senador del noroeste. Esta sensación alimentó especulaciones políticas sobre la estabilidad de Garré en su cargo. Pero un hombre que habla seguido con la Casa Rosada aseguró que no se planean cambios ahora, en un momento preelectoral muy intenso y en un período con muchos frentes abiertos para el Gobierno nacional.

TEMAS:

Opinión

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.