access_time 15:34
|
19 de noviembre de 2019
|

Legislatura

7.722: el PJ quiere que Suarez convoque a Sagasti

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1574176311447fb617712-2d5d-4e0a-90b3-b6bf3af037d1.jpg

Cambia Mendoza se reunió con representantes del sector minero, quienes le reclamaron al peronismo su promesa de llevar al recinto la flexibilización de la normativa antes de fin de año. Sin embargo, la oposición sostuvo que "es necesario esperar".

El PJ rechazó el intento del oficialismo de tratar las modificaciones a la Ley 7.722 este martes, asegurando que sólo dialogarán con el gobernador electo, Rodolfo Suarez, cuando este convoque a la ex candidata Anabel Fernández Sagasti y a los intendentes de su partido. Al mismo tiempo, representantes del sector minero reclamaron que el peronismo no está cumpliendo con las promesas que les hicieron durante la campaña opositora de acompañar la iniciativa antes de fin de año, en una reunión a la que no asistieron los legisladores justicialistas.

Por lo tanto, las modificaciones no tienen fecha de tratamiento, a pesar de que hasta la semana pasada se hablaba de "consenso político", debido a que los dos principales proyectos en consideración pertenecen al PJ. Sin embargo, la senadora peronista Patricia Fadel aseguró que se tratan de "iniciativas individuales que se presentaron sin el consenso del peronismo".

La idea es que se flexibilice la "ley antiminera" para que las empresas tengan más facilidades a la hora de iniciar proyectos de extracción, que actualmente se encuentran paralizados. El peronismo no se hizo presente en la reunión con los representantes del sector, según el senador Adolfo Bermejo, "porque no fueron invitados".

"Nosotros le pedimos a Rodolfo Suarez que convoque a Anabel Fernández Sagasti y a los intendentes. En función de eso podremos saber cuál es la idea de él porque no la conocemos. También sobre los préstamos del BID, el presupuesto y cuál será el endeudamiento", apuntó.

Desde el justicialismo también aseguraron que el tratamiento se quiso realizar de forma "exprés", pero que los despachos son de distintos proyectos que no pertenecen al gobernador electo. "¿Cuál es el plan minero para la provincia propio de él? En función de eso tomaremos posiciones nosotros", indicó Bermejo.

Promesas incumplidas

Federico Ostropolsky, presidente del Consejo Empresario Mendocino, reclamó la presencia del peronismo en la presentación que realizaron ante los senadores por la minería, acusándolos de negar lo que se dice en privado. "Cuando nos reciben nos dicen que sí van a avanzar con la modificación. ¿Por qué no están acá? Me cuesta entender. Se está impidiendo una actividad lícita y milenaria cuando ganó un gobierno que públicamente dijo que quería minería", objetó.

Quien apuntó directamente a referentes del peronismo fue la presidenta de la Asociación de Empresarios Rodríguez Peña (ADERPE), Gloria Magnaghi. "Anabel Fernández Sagasti se comprometió a aprobar esto antes de fin de año y no lo está cumpliendo. También lo hicieron Adolfo Bermejo y Omar Félix. Incluso Alberto Fernández ofreció en México a las empresas que vengan a hacer minería a la provincia. Si ya no están cumpliendo, qué queda para el resto de los próximos cuatro años", denunció.

En respuesta, Bermejo sostuvo que "es entendible" el apuro de los empresarios, "pero queremos esperar para buscar el mejor proyecto para la provincia y que no atente contra los departamentos que ya han decidido que no quieren minería, sin tampoco negársela a lugares como Malargüe, donde hay consenso social para avanzar con esto".

Control ambiental

Mientras que el peronismo y los manifestantes apostados en el exterior de la Legislatura hicieron referencia al cuidado del agua, del medio ambiente y las sospechas de falta de control en los proyectos mineros, desde el Ejecutivo señalaron que la mayoría de las objeciones son "mitos".

El subsecretario de Energía y Minería, Emilio Guiñazú, junto con su par de Ambiente, Humberto Mingorance, enfatizaron que no existen impedimentos desde lo técnico. 

"Es un mito que la actividad no se puede controlar. Un pozo petrolero tiene la misma capacidad de contaminación que una mina: Mendoza tiene 8.000 pozos y se los controla a todos", apuntó Guiñazú. "Es un mito también que se consume mucha agua. Ni en el sueño más optimista de los mineros se ocuparía siquiera un 1% del agua de la provincia. Tampoco es cierto que se usa más químicos que en otras actividades", reclamó el funcionario.

Comentarios de la nota

© 2019 Copyright.