nota

Últimas noticias

CURIOSIDADES

Davis Museum, el museo más pequeño del mundo

Es el museo más pequeño del mundo, obra del artista hispano-brasileño Davis Lisboa. Con tan sólo veinte centímetros cúbicos de extensión, está ubicado en el ?show-room? del domicilio de su artífice, un ilustrador publicitario afincado en Barcelona.

    Este museo miniaturista, que se fundó primero en Facebook en el 2009 y figura en las guías oficiales de entre los museos de las instituciones de Barcelona, “es un proyecto sin ánimo de lucro, que organiza y produce exposiciones tanto virtuales como físicas, fomenta la investigación, y promueve exposiciones de arte contemporáneo, con la suya propia de arte permanente”, asegura a Efe su artífice, Davis Lisboa. Su misión es “la selección, presentación, estudio, difusión y preservación del arte contemporáneo de artistas emergentes y de renombre de todo el mundo, así como hacer exposiciones itinerantes a otros centros culturales para generar el debate, el pensamiento y la reflexión”, subraya Davis Lisboa, que posee ya un fondo de 106 obras.

    Ideado como una urna de votación al revés, “porque cada obra que el artista dona al museo es como un voto y, como la urna es mía, cada voto es una nueva colección para el Museo”, la condición indispensable para exponer las obras, además de la calidad, es que entren en este receptáculo de metacrilato y vinilo, de 20 x 20 x 20 centímetros. “He transformado una urna de votación en arte, en algo sagrado. En ella ya han expuesto quince artistas con obras internacionales de calidad, que se exhiben durante alrededor de cuatro meses, como las tres tablillas actuales del artista catalán Antoni Socías”, asegura un ilusionado Davis Lisboa.

    Tras doce años de estudio de la carrera de Bellas Artes en la Escuela Sant Jordi de Barcelona, Davis Lisboa descubrió un fascinante libro sobre Historia del Arte, titulado Arte desde 1900 y, tras profundizar en la Boite-en valise de Marcel Duchamp, de 1935, y en la Gallerie Legitime de Robert Fillou, de 1962, dos trabajos con una mordaz crítica institucional, tuvo una “inspiración”, lo que él califica como “cascada de ideas”. “Salté de la silla, porque consideré que esos artistas eran los precursores de lo que luego sería mi Davis Museo, un espacio acorde con el siglo XXI, un museo aplicable a las redes sociales, al Facebook: fue como si me encendiera la bombilla, una intuición”, expresó Lisboa.

EL DAVIS MUSEUM, EN BRISTOL. Aunque la crisis haya afectado a las subvenciones que podía obtener este peculiar museo durante los dos últimos años, su creador está satisfecho de que el centro cultural de Bristol acaba de ponerse en contacto con él para que lleve allí su museo, del 20 al 24 de setiembre del 2011, para lo que está planificando el proyecto y la selección de las 36 obras que tiene intención de exponer.

    La intención del Davis Museum, desde que fue fundado, en enero del 2009, es lanzar un proyecto social tanto físico como virtual, una obra de arte colectiva con piezas de pequeño formato, donadas por los artistas. Este museo pretende ser un proyecto sin ánimo de lucro, si la situación económica lo permite, “porque las obras de los artistas no están a la venta, no somos una galería de arte, sino un museo, y un museo nunca vende”, remarca Davis Lisboa.

    En cuanto a los beneficios que los artistas obtienen por su donación, Lisboa apunta que “será la visibilidad de la obra en la red global del arte y, aproximadamente, seis mil envíos a personas relacionadas con el mundo de las artes visuales”. UNA ISLA DE RESISTENCIA. Para los artistas interesados en exponer en el Davis Museum, su artífice asegura que se siguen los criterios de calidad de arte en todas sus disciplinas, con la única limitación de los 20 centímetros cúbicos de medida y con cierta preferencia para quienes ya tienen alguna obra expuesta en un museo, aunque no sea decisorio.

    Los interesados pueden escribir al correo electrónico info@davismuseum.com. El lema de este peculiar museo ideado por su creador consiste en que “el mercado es un ‘tsunami’ que se traga todo lo que encuentra por delante y el DM es una isla de resistencia”. Una isla de resistencia que se puede contemplar por el momento en el propio domicilio de su artífice, pero que también ha tenido su sede en Second Life, en exposiciones itinerantes a otros centros culturales e institucionales y que se trasladará al centro cultural de Bristol cuando cumpla dos años y nueve meses, en que celebrará su mayoría de edad.


Permalink:
visitas social_count

Comentarios de la nota