nota
  • Hora07:38 Hs.
  • 13/09/2010
LO QUE VIMOS

Ciro y Los Persas mostraron que pueden crear su historia

?Aguanten los trapos del deseo y la libertad. Aguanten los trapos del saber y la dignidad. Aguanten los trapos de la singularidad. Aguanten los trapos porque sí, porque da?, fue lo último que Ciro y Los Persas hicieron escuchar el viernes en el Ángel Bustelo, mientras las casi dos mil personas que se acercaron a ver el nuevo emprendimiento del ex líder piojoso mostraban sus trapos.


     “Aguanten los trapos del deseo y la libertad. Aguanten los trapos del saber y la dignidad. Aguanten los trapos de la singularidad. Aguanten los trapos porque sí, porque da”, fue lo último que Ciro y Los Persas hicieron escuchar el viernes en el Ángel Bustelo, mientras las casi dos mil personas que se acercaron a ver el nuevo emprendimiento del ex líder piojoso mostraban sus trapos. Fue una fiesta, nadie lo puede negar, pero faltó algo. Si bien Ciro y Los Persas demostraron ser una banda eficaz, que suena bien y, tal como dijo el músico, es posible que dentro de unos años las dos mil personas que los vieron digan “yo estuve ahí”, por ahora, el público demostró que aún extraña a Los Piojos, y eso se vio cuando las canciones que forman parte del disco Espejos eran acompañadas por una gran parte del público, pero las de Los Piojos eran festejadas por todos.

       Es lógico, es el primer disco de Ciro tras su salida de una de las bandas más exitosas de los últimos 20 años, y no todos los que se acercaron se sabían las letras o, incluso, habían escuchado los nuevos temas. Espejos no es un mal disco, al contrario, se podría decir que es de lo mejor que ha salido en los últimos años de nuestro rock nacional, pese a esto, si bien hubo temas muy coreados, como Espejos, Servidor, Vas a bailar o Insisto, la mejor parte de la fiesta fue cuando sonaron los acordes piojosos, en canciones como Todo pasa, Ruleta, Farolito y Cruel, cuando hasta se podía observar cómo gente ingresaba corriendo desde el hall del auditorio para mezclarse con los verdaderos fanáticos, que hicieron el aguante de principio a fin. En cuanto a la banda, no hay nada que objetarle a Ciro y compañía, incluso, la invitación de Jimmy Rip fue acertada. De hecho, hasta a Ciro se lo notó con buen humor a la hora de presentarlos, lo que mostró que para ellos también era una fiesta, y que si bien Los Piojos se extrañarán, Ciro y Los Persas tienen crédito para crear su propia historia en la página del rock argentino.

Visitas
Comentarios
IAB
ComScore