nota

Últimas noticias

Buceo

Fotos: así se hace buceo en el lago de Potrerillos

Las aguas del espejo son ideales para el entrenamiento de los deportistas que realizan desde tareas de rescate a verificación estructural del dique. 

Ampliar imagen hBuceo en Potrerillos (02)
Ampliar imagen Buceo en Potrerillos (02)
Ampliar imagen Buceo en Potrerillos (05)
Ampliar imagen YBuceo en Potrerillos (01)
Ampliar imagen DBuceo en Potrerillos (07)
Ampliar imagen BBuceo en Potrerillos (08)
Ampliar imagen Buceo en Potrerillos (01)
Ampliar imagen Buceo en Potrerillos (03)
Ampliar imagen EBuceo en Potrerillos (05)
Ampliar imagen ABuceo en Potrerillos (06)
Ampliar imagen Buceo en Potrerillos (07)
Ampliar imagen Buceo en Potrerillos (08)
Ampliar imagen CBuceo en Potrerillos (01)
Ampliar imagen Buceo en Potrerillos (02)

Por: Adriana Lui

Quienes han buceado alguna vez dicen que experimentan una sensación de ingravidez, similar a la de los astronautas en el espacio. El cuerpo queda suspendido de forma tal que no flota ni se hunde, "vuela". 

Al contrario de lo que se podría creer, para bucear no hace falta sumergirse en las aguas nítidas del Caribe, también se puede practicar este deporte en diques y embalses como Potrerillos, Los Reyunos, Agua del Toro o Valle Grande.

El buceo de altura se puede practicar en Potrerillos, Los Reyunos, Agua del Toro o Valle Grande.

El paisaje subacuático de estos espejos de agua es variada y diversa, se puede apreciar la fauna autóctona, como la truchas, dientudos, mojarritas y cangrejitos. La flora, en cambio, es limitada, se pueden ver algas y algunas jarillas. 

Quizás no es tan exótica como la de los arrecifes de coral o como bucear acompañados de enormes cardúmenes de peces multicolores  de un fondo submarino, pero tiene su atractivo y es digno de conocer este mundo oculto. 

Cuando la visibilidad es buena se pueden observar truchas, dientudos, mojarritas y cangrejitos

Los buzos mendocinos eligen Potrerillos para realizar su rutina de práctica y entrenamiento. Afirman que las quebradas en las paredes de toscas permiten introducirse en su interior y nadar entre sus túneles.

Cuando el dique está en su cota máxima, la profundidad del lago alcanza unos cien metros, nada despreciable para quienes quieren mejorar en su disciplina. Han logrado descender hasta los cuarenta y dos metros de profundidad.

 

Las dificultades

Fabián Pierna Cubells (42) comenzó a bucear a los 14 años, aclara que este tipo de buceo, denominado en altura, tiene características particulares. Esta modalidad se realiza en lago de montaña, en este caso, artificial, a altitudes mayores a 300 metros con respecto al nivel del mar. 

Una de las mayores dificultades es que el agua suele ser más fría, pero con los trajes de neopren de 7 milímetros de espesor, que resisten temperaturas entre 8 y 10ºC, las bajas temperaturas no se perciben. 

Además la poca visibilidad les juega en contra, aunque Potrerillos ofrece una de las mejores. 
En buenas condiciones se puede ver hasta los 10 ó 12 metros, sobre todo en este periodo del año donde no hay tanta agua en el dique. La posibilidad de observar con nitidez está sujeta a distintas variables como la turbiedad por la cantidad de sedimentos que acarree el lago y la claridad del día.

Potrerillos ofrece buena visibilidad, de 10 a 12 metros de profundidad.


En este sentido,  una de las ventajas del buceo nocturno es que se utiliza una linterna para iluminar y esto hace que también se puedan descubrir más variedad de peces que son atraídos por la luz.

Desde hace diez años y tras volver de Cuba, Fabián volvió a realizar esta disciplina junto a un grupo de amigos. Incluso bucea con sus dos hijos. Afirma que uno de los mayores placeres de sumergirse es la tranquilidad que se experimenta. "Es realmente relajante, en ese silencio vas viendo la naturaleza que se muestra sólo para vos", dice.

La suciedad

Uno de los panoramas menos atractivos es la gran cantidad de suciedad que se encuentran en el fondo del dique. Todo lo que se deja en la orilla va a parar indefectiblemente al agua. Botellas, latas de cerveza, gaseosas y hasta vieja basura que quedó de la obra hidráulica como un monolito de OSM.

Al parecer, las tareas de limpieza no sirven. La Dirección de Recursos Naturales realiza este tipo de mantenimiento una vez al año, y son los buzos los que en muchas ocasiones colaboran recolectando la basura que encuentran durante el nado.

Los buzos alertan sobre la suciedad en el dique.


Qué se necesita

Cualquier persona puede hacer buceo, no hay límites de edad. Pero, debe estar sana y no presentar problemas respiratorios.

Se necesita un equipo básico compuesto por traje de neoprén, aletas, máscara, tubo respirador o snorkel, botella, chaleco compensador, dos regulador con profundímetro y manómetro. Que si se compra puede costar alrededor de los 35 mil pesos. En Mendoza, por lo general no se consiguen. Deben hacerlo pedir desde Buenos Aires.

Además, es necesario hacer un curso que dura más de dos meses, en el que se recibe de buzo certificado y que cuesta cerca de los 4 mil pesos (incluye las clases y el alquiler del equipamiento). La Dirección de Recursos sólo autoriza a realizar este deporte en sus aguas a quienes presenten la credencial que habilite la práctica del mismo y que tengan todas las medidas de seguridad requeridas al momento de sumergirse.

De esta manera deben entregar un plan de buceo, donde no sólo destaquen quienes son las personas que van a intervenir en la acción, si no también cuál es la capacidad del tanque y los metros que se sumergirán. Tienen que delimitar la zona con una boya y hasta dejar un auto preparado para salir en caso de emergencia. En todos los casos, siempre se bucea en pareja.

El equipo para bucear cuesta alrededor de 35 mil pesos.


Desde el Centro de Buceo Potrerillos aseguraron que ofrecen un instructorado. La idea es difundir la actividad pero también formar nuevos buzos "consientes de la tarea que están realizando". En este sentido, el curso está formado por clases teóricas, prácticas en pileta y luego en el dique Potrerillos.

Finalmente, realizan salidas a Chile para bucear en el mar, y dos o tres salidas al año para tener un entrenamiento completo. 

"Es una condición fundamental bucear en el mar. Tenemos programados un viaje a las islas Galápagos, a Arraial do Cabo en Brasil y al Mar Rojo", explicaron.

Para bucear en el dique Potrerillos hay que estar certificado.

 

No sólo es una práctica recreativa

En su labor diaria estas personas son contratadas por particulares para que den vuelta las embarcaciones que sufrieron accidente hasta encontrar motores que se hundieron en el lago. Esta es una de las tareas más habituales en el Carrizal, aseguran.

Esa zona, señala un buzo fue inundada con las viñas y los caseríos. No se hizo un trabajo de limpieza por lo que aun hoy se pueden encontrar restos de alambrado y árboles. "Nunca creyeron que se iba a convertir en un centro recreativo", afirman.

Pero lo peligroso de ese embalse, a diferencia de Potrerillos, es el tipo de suelo, una arena tipo fango que tiene un efecto de ventosa en quien quiera despegarse del fondo. "A pesar de todos esos contra, los accidentes suceden a causa de la negligencia de la gente y por nadar alcoholizados", dicen los titulares de la escuela de buceo.

Los buzos realizan tareas de rescate y de verificación del estado del dique.

 

De esa forma, también están dedicados a tareas de rescate, las cuales realizan los bomberos que están especializados en buceo o buzos particulares que son llamados a colaborar en ciertas ocasiones.

Particularmente, en los diques, los trabajos consisten en filmar algún sector que necesitan ser verificado por los ingenieros.También toman acción sobre ciertas zonas que necesitan mantenimiento o arreglar el descargador de medio fondo, los pozos de agua, limpieza de rejas o cortar y soldar en las profundidades.

"Se trabaja a grandes profundidades, casi a ciegas, tenés que ir palmando y ser muy cerebral", concluyó Fabián.


Permalink:
visitas social_count

Comentarios de la nota