nota

Últimas noticias

Políticas sociales

Pensiones: en Mendoza, faltan respuestas y sobran reclamos por las bajas

En la sede local del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, se agolpan los reclamos de los que perdieron el beneficio y también de los que esperan ser incluidos.

Por: Adriana Lui

El Gobierno nacional, a través del Ministerio de Desarrollo Social, comenzó a dar de baja a beneficiarios de las pensiones no contributivas por discapacidad que no cumplían con algunos de los requisitos dispuestos. Se estima que ya son miles los perjudicados en Mendoza, donde los reclamos no se hicieron esperar en la sede local de la cartera que dirige la ministra Carolina Stanley.

Ante el panorama desolador que implica perder 4.475 pesos del subsidio, el Centro de Atención Local (CAL) de Desarrollo Social amaneció con un centenar de personas que se agolparon para verificar el estado de su pensión.

Otros reclamaban la dilación de hasta tres años en el otorgamiento de la misma y los más disgustados, en busca de asesoramiento para  encontrar una solución y volver a recibir el subsidio que fue cancelado sin previo aviso.

Las pensiones no contributivas por invalidez fueron pensadas para proteger a los más vulnerables, a personas que tienen una discapacidad del 76% o más, que no pueden trabajar y no cuentan con ningún tipo de ingresos.

El Ejecutivo nacional justificó la medida volviendo a sacar a la luz un decreto de 1997, que establece más exigencias y condiciones. Entre los requisitos figuran que ni el beneficiario o su cónyuge deben estar amparados por el régimen de previsión o posean bienes o ingresos que permitan su subsistencia. 

En el país, se estima que la Nación dio de baja unas 83 mil pensiones, según medios nacionales. En Mendoza no hay cifras oficiales hasta el momento pero se calcula que un gran número de mendocinos ya dejaron percibir una suma que destinaban para pagar sus medicamentos, comprar pañales y otros insumos para el cuidado de su salud.

"Lo que no saben los funcionarios es que esta pensión es un derecho, no es un beneficio", dijo una mujer enojada mientras esperaba a ser atendida en la sede de la CAL. Ante la consulta de El Sol en la oficina, los empleados señalaron que no podían dar ningún tipo de respuesta ni explicación ante la ausencia de autoridades. 

Ver también: Malestar por la quita de pensiones a personas con discapacidad

Los mendocinos se acercaron a la CAL para no perder su subsidio. 


"Un día llegué al Banco y no había nada"

Jaqueline Sosa (47) fue una de las primeras en sacar turno para reiterar su reclamo en la oficina de la CAL ubicada en 9 de julio al 3099 de Ciudad. Hace casi un año que viene batallando contra el sistema. En agosto de 2016 se enteró de que suspendieron su pensión cuando fue al banco y no encontró el depósito.

"No sabía la causa, indagando, me dijeron que tenía patrimonio incompatible. Este Gobierno puso en vigencia una ley de la época de Menem... Tengo una casa pero al parecer ese no es el problema, si no el auto que, aunque es de mi hijo, está a mi nombre. No puedo transferírselo porque está prendado. Ni siquiera sé manejar", acusó la mujer que salió enojada de la dependencia porque le dijeron que "no había nada que hacer".

Ese dinero significaba gran parte de su subsistencia. A diario tiene que tomar 12 medicamentos, uno de los cuales cuesta $700. Sufre de síndrome de Sjögren, artritis reumatoidea, fibromialgia, hernia de discos, hipertensión, diabetes y tiene afectados los riñones.

Como si esto fuera poco, figura en los registros que tiene una prestación previsional por lo que tampoco puede pedir un plan social u otro beneficio.

Pero el problema de Jaqueline no es el único. Osvaldo Montivero tiene obesidad mórbida, hace 6 años recibe la pensión pero en marzo dejó de cobrarla. Según pudo informarse comunicándose al  número telefónico de atención de Desarrollo Social (0800-222-3294), recibió la baja porque estaba inscripto en la AFIP.

"Antes de incapacitarme, hace diez años, manejaba un camión. Nunca me di de baja de la AFIP. No sabía que tenía que hacerlo",  comentó el hombre que recién este martes pudo volver a  iniciar el periplo ya que estaba internado y el trámite es personal.

Ahora, le resta esperar. Concurrir al médico para obtener el certificado médico oficial que demuestre su padecimiento y a partir de esa información, ser entrevistado por una trabajadora social que evaluará sus condiciones de vida.

Osvaldo Montivero tiene obesidad mórbida, hace 6 años recibe la pensión pero en marzo dejó de cobrarla.

Un trámite en espera
 
"No queda otra, uno tiene que hacer hasta lo imposible", comentó Jesús Olivares que aguardaba su turno para conocer el estado de su trámite, le dijeron que demoraría 9 meses y lleva más de un año aguardando. Su hijo (22 años) tiene trastorno bipolar y tiene que tomar unas 400 pastillas al mes.

Gabriela le dijo que sea paciente, su novio Jonathan Baigorria (29) hace tres años que espera cobrar el subsidio. "Nos dicen que está en auditoría médica", dice la mujer cuya pareja sufrió un accidente hace unos años.

"Yo le pago todo, él vivía en la calle, su familia lo abandonó", agregó la novia, que espera hace tiempo contar con este recurso.

 

Consultas para prevenir

La difusión de la quita de las pensiones provocó también que muchas personas se acercaran a constatar el estado de su pensión. Los motivó el miedo de estar incumpliendo con la antigua normativa, ahora en vigencia.

Gladys Díaz fue una de las que se tomó el trabajo de acercarse a la dependencia, pedir turno y esperar a que la atendieran para consultar por su beneficio.

"Tengo problemas cervicales y lumbares, además de presión arterial e hipoglucemia. Estos 4.000 pesos los gastos en medicamentos. Sólo en eso...", comentó la mujer que su pareja actual la afilió a OSPELSyM.

"Tengo miedo que por tener la obra social de él ahora no reciba la pensión. Si me hacen elegir voy a tener que renunciar a la cobertura médica". agregó.


Permalink:
visitas social_count

Comentarios de la nota