nota

Últimas noticias

Fiscalía de Robos Agravados

Golpe a Red Bus: imputación y fianza de $150 mil para el empleado detenido

Se trata de José Luis Riveros (47), uno de los trabajadores de la compañía que fue asaltado momentos antes de depositar el dinero. Cámaras registraron que el hombre se había reunido con los ladrones antes del hecho. Había sido “víctima” en un atraco similar.

Ampliar imagen Banco Nación
La entrada del Banco Nación, donde se perpetró el atraco.
Ampliar imagen Robo Red Bus
El lugar donde hallaron el localizador GPS.

Por: Pablo Montivero

Uno de los empleados que fue “víctima” del robo de un millón de pesos a la empresa a cargo de las recaudaciones de la tarjeta Red Bus, en Ciudad, fue imputado tras ser detenido por ser sospechoso de participar en el golpe. Además, el fiscal de Robos Agravados Galdo Andreoni, que lidera la investigación, le fijó una fianza de 150 mil pesos.

Tal como informó El Sol la semana pasada, el acusado estuvo cuando la firma sufrió otro asalto en diciembre y nunca fue denunciado. En las próximas horas, realizarán un análisis al material informático secuestrado en su casa para intentar dar con los demás implicados en el hecho. 

José Luis Riveros (47) fue uno de los cuatro empleados de Logística y Distribución Cuyo Card SA que el martes 6 fue víctima de un golpe armado cuando iban a depositar un millón de pesos en la sede del Banco Nación de 9 de Julio y Necochea, en Ciudad. Tras el hecho, al hombre y sus compañeros les tomaron una declaración informativa, que es cuando se está entre ser testigo e imputado. 

Riveros fue el que más desató las sospechas de los investigadores ya que entró en una serie de contradicciones en su testimonio. Además, él había sido víctima de un asalto de similares características en diciembre y que nunca fue denunciado por la empresa para la que trabaja.

Con el pasar de los días, los pesquisas lograron reunir las imágenes captadas por diversas cámaras de vigilancia, tanto públicas como privadas. En una de ellas, se observaba a Riveros en el mismo vehículo que llegó al banco, que se encontraba con sujetos a bordo de un auto idéntico al que utilizaron los autores del robo, un Peugeot 206 gris. La escena fue registrada 20 minutos antes de que se perpetrara el millonario golpe. 

Las pruebas reunidas fueron suficientes para que el fiscal autorizara una serie de allanamientos, uno de ellos, en la casa de Riveros. Cuando los efectivos de Investigaciones arribaron al domicilio, lograron la aprehensión del sospechoso y se incautó un celular y una computadora.

Ambos elementos serán sometidos a peritajes con el fin de hallar pruebas que demuestren su participación en el hecho o, tal vez, conduzcan hacia otros sospechosos que no están identificados. 

El fiscal Andreoni decidió imputar a Riveros por robo agravado por el uso de arma de fuego, en poblado y en banda, en calidad de coautor. Al acusado se le fijó una fianza de 150 mil pesos para el recupero de libertad, pero por estas horas continua detenido.

De acuerdo con fuentes de la causa, declaró como imputado e incurrió en las mimas contradicciones de su versión testimonial. Lo que llamó la atención del fiscal es que aseguró que nunca se dio cuenta del robo, cuando sucedió a pocos metros de donde se encontraba. 

El hecho.

El nuevo golpe que sufre Red Bus ocurrió minutos antes de las 9.30 del citado día cuando cuatro empleados de la empresa Logística y Distribución Cuyo Card SA salieron desde el local de la firma en calle Montevideo y se dirigieron hacía la sede del Banco Nación de 9 de Julio y Necochea, frente a la plaza San Martín, para depositar una importante suma de dinero en efectivo: un millón de pesos.

Los trabajadores se movilizaban en dos vehículos: una Fiat Fiorino, que iba al frente, y un Suzuki Fun que lo escoltaba. Los dos hombres que iban a bordo del utilitario descendieron con el dinero, que iba en una caja de cartón.

En ese momento, un par de individuos los interceptaron, los apuntaron con armas de fuego y les pidieron la plata, surge de la declaración de los empleados. Sin embargo, las cámaras no registraron a los autores del hecho con armas.

Las presuntas víctimas no ofrecieron resistencia y entregaron la caja. Con su objetivo cumplido, subieron a un Peugeot 206 gris que los esperaba a unos metros y emprendieron su fuga. Ese vehículo tenía la patente adulterada.

Tras dar aviso a las autoridades, se procedió a rastrear un localizador GPS que iba en la caja que llevaba el dinero. De ese modo se logró determinar que los ladrones estaban en San José, Guaymallén, precisamente, en calle Las Heras, entre Patricias Mendocinas y Pascual Toso.

El lugar donde hallaron el localizador GPS.

Por eso se desplazaron varios móviles policiales hasta ese lugar, donde se desarrolla una obra de construcción. Sin embargo, cuando llegaron, el panorama fue desalentador. En el interior del predio sólo hallaron el localizador. Todo había sido una estrategia para despistar a los pesquisas.


Permalink:
visitas social_count

Comentarios de la nota