nota

Últimas noticias

En recuperación

A un mes de haber sido quemado, así es la vida de Jesús

El cuidacoche continúa internado en el servicio de quemados del Hospital Lagomaggiore. 

Ampliar imagen Jesus contreras, indigente prendido fuego (04)
Ampliar imagen Jesus contreras, indigente prendido fuego (02)
Ampliar imagen Jesus contreras, indigente prendido fuego (01)

Por: Natalia Mantineo

El hecho ocurrió el 23 de abril. Jesús Contreras se encontraba durmiendo en una vereda de Mitre y Las Heras cuando desconocidos prendieron fuego bolsas de basura sobre su cuerpo mientras dormía. Terminó con una extensa quemadura en su espalda y lesiones en las manos. Fue intervenido y en una semana recibirá el alta.

El caso conmocionó a la población mendocina y trascendió a nivel nacional. Días enteros su nombre y su historia aparecieron en diarios, radios y programas de tevé. Hoy muchos recuerdan el caso, pero la pregunta que surge es ¿qué pasó con su vida, cómo continúa Jesús?.

La respuesta no tiene rodeos: “Está bien, listo para recibir el alta ya que clínicamente se le practicó todo lo que necesitaba”, expresó Alejandro Verón, de Desarrollo Social, y agregó: “Los médicos prefieren que permanezca una semana más en el hospital ya que todos temen que volverá a la calle”.

 

Volver a empezar

Durante casi un mes, Jesús recibió los mejores cuidados y la mejor alimentación de sus últimos años. Ahora viene un nuevo desafío: salir a la calle y reinsertarse. Muchos se preguntan qué pasará con él, otros imaginan su destino, sin embargo, los profesionales que lo acompañan confían en que logrará una mejor calidad de vida.

Jesús vive en la calle desde hace muchos años. Su familia es de Las Heras y si bien lo acompañó durante su periodo de internación, ahora lo dejaron solo. “Nadie lo visita, Jesús está solo. Obviamente que desde Desarrollo Social lo acompañamos y estamos a su lado, pero no tiene más que nuestra contención”, aseguró Verón.

Respecto al futuro inmediato de este hombre que, además, de lo ocurrido, es adicto al alcohol, Verón dijo: “No podemos obligarlo a estar en un refugio si no quiere, pero sí lo convenceremos para que logre intentar llevar una mejor vida. Le ofrecimos hospedarlo en Remar, donde además, recibirá capacitación laboral, pero por ahora hay una negativa”.

 

Esta semana su internación servirá para que todo el equipo lo acompañe y lo convensa de la posibilidad de alejarse de la calle. “No será una tarea sencilla, porque él no es fácil, pero con psicólogos, trabajadores sociales y médicos estamos elaborando estrategias para poder lograr un destino diferente para este hombre”, conluyó Verón.


Permalink:
visitas social_count

Comentarios de la nota