nota

Últimas noticias

Lucha contra el Narcotráfico

La banda narco que detectó la presencia policial pero fue reducida y condenada

Se trata de una organización liderada por Darío Masutti y su pareja, quienes fueron atrapados en el 2014. La historia de cómo cayeron y del juicio que culminó este miércoles con penas de hasta siete años de cárcel. El tribunal pidió, además, la captura internacional de uno de los jefes, un correntino. 

Ampliar imagen Masutti
Alejandro Masutti y su pareja, Nadya Andino. Ambos fueron condenados.
Ampliar imagen Droga
La droga oculta en tarros de 200 litros.

Por: Exequiel Ferreyra

Comenzaron a ser espiados en agosto del 2013 y terminaron arrestados un año después. Los efectivos de la Dirección de Lucha contra el Narcotráfico local recibieron una información precisa sobre una banda con base en la comuna de Guaymallén que mantenía contactos telefónicos con un hombre que se dedicaba al comercio de drogas del norte argentino. Ante esto, iniciaron y profundizaron la pesquisa.

Por aquellos días, el objetivo de los narcos era negociar y financiar el transporte de un cargamento de marihuana para acopiarlo en territorio local y luego distribuirlo en el país más cercano, donde cuadriplica su valor: Chile. El 18 de noviembre del 2014, gran parte de la organización fue reducida cuando intentaba escapar de Mendoza por Desagüadero, en La Paz.

Los malvivientes habían detectado que policías estaban tras sus pasos cuando llegaron los estupefacientes y huyeron por diferentes caminos en autos de alta gama. Minutos antes de las capturas, después de seguimientos, persecuciones y escapes, incautaron 620 panes escondidos en dos tachos de 200 litros que hicieron un peso total de 286,305 kilos de la hierba ilegal. 

Este miércoles, los cuatro acusados fueron condenados por el Tribunal Oral Federal Nº2 a penas que van desde tres hasta siete años de cárcel. Uno de los cerebros de la organización logró escapar de las redes policiales pero los magistrados, en la parte resolutiva de la sentencia, ordenaron su captura internacional

La droga oculta en tarros de 200 litros.

La pata local de la banda, Alejandro Darío Masutti (33), y su pareja, Nadya Patricia Andino (27), terminaron condenados a penas de siete y tres años de prisión en suspenso, respectivamente. Además, los jueces Roberto Julio Naciff, Alejandro Waldo Piña y Fátima Ruiz López les fijaron multas de 25 mil y 5 mil pesos. Ambos tenían pasado universitario.

Ella, oriunda de Las Heras y con pasado laboral en un estudio jurídico, no irá a la cárcel a cambio de cumplir una serie de reglas de conducta: entre ellas terminar los estudios, abstenerse de tomar alcohol y bebidas alcohólicas y acreditar un trabajo.

Dos correntinos que traían el cargamento desde el norte en una Fiat Strada –Ignacio Tomás Soto (28), conocido como el Litoraleño, y Daniel Joselino Rodríguez (38)– recibieron penas de 6 años de encierro y multa de 10 mil pesos. 

Idas y venidas

La investigación que realizaron los policías que trabajan casos de narcocriminalidad en la provincia fue considerada un éxito por la búsqueda de pruebas y tareas de inteligencia en la casa de los sospechosos.

Como los venían siguiendo de cerca, supieron que la madrugada del 18 de noviembre del 2014 arribaría a Mendoza un importante cargamento de marihuana. Masutti mantenía contactos para adquirir la droga con un correntino de Paso de los Libres identificado como Claudio Ariel Carbonell (40), quien, a su vez, contaba con el apoyo de Ignacio Soto y Daniel Rodríguez para el traslado de la mercadería al destino final. 

Ese día, los trabajos de campo dieron sus frutos. A las 2.15, Masutti se comunicó con Carbonell por teléfono para coordinar la entrega del estupefaciente fraccionado. El mendocino, con domicilio en la zona de calles Cabildo y Ramponi, de Guaymallén, a su vez tenía pensado juntarse con un tal Toretto, quien en ese momento era un NN para los detectives.

Unos minutos antes de las 6, Masutti salió de su vivienda en un VW Vento blanco, patente MOV 746, para encontrarse con Toretto, apodo que ganó por el personaje de la película Rápidos y Furiosos. Los policías mantenían el contacto visual. 

Carbonell estaba en Mendoza y dirigía a sus hombres en otro vehículo. “Yo ando en una chiquita, te vas a dar cuenta”, le dijo a Masutti para que identificara el auto en el que circulaba. 

Al mismo tiempo, los policías detectaron la camioneta Fiat Strada Adventure dominio ITM385 circulando por el Acceso Este, con dirección oeste. En la caja llevaba dos tachos de 200 litros, uno rojo y otro azul.

Mientras realizaban el seguimiento, el Vento, con Masutti al volante, los pasó a toda velocidad. El narco mendocino había detectado la presencia de los investigadores y llamó a su socio, Carbonell, para decirle que desviaría la ruta. 
Parecía que la operación se caía, pero los policías no bajaron los brazos y una hora más tarde recibieron la información sobre la camioneta Strada: la habían divisado cerca del carril Ponce y tomaron la patente. El rodado estaba radicado en Corrientes.

Cuando se toparon nuevamente con la camioneta en calle Bandera de los Andes, se cruzaron con el Vento de Masutti, pero circulando en sentido contrario. Intentaron frenarle el paso al vehículo donde transportaban la marihuana pero no pudieron darle alcance y escapó por calle Agustín Álvarez. 

Minutos después, el CEO recibió la información de que un rodado igual había arrojado dos tachos grandes en el interior del barrio Lauriente. Cuando se dirigieron hasta la zona, dieron con la droga. El fin de la organización estaba al caer.

Los narcos, por su parte, decidieron dividirse para huir de la provincia. En La Paz, en una estación de servicios de calle 25 de Mayo, atraparon a Nadya Andino y a Alejandro Masutti. Ella conducía un VW Bora y llevaba $32 mil. En ese momento los investigadores vieron otro Bora y otra camioneta Strada circular hacia el Arco de Desaguadero.

Al detenerles la marcha, identificaron a sus ocupantes: uno de los vehículos era conducido por Ignacio Soto. Lo acompañaban un niño de 2 años y una mujer llamada Zulema Ledesma, que tenía una cartera con $11.017. Por su parte, en el otro iban Joselino Rodríguez, con su mujer, María D’Agostini, y sus dos pequeños hijos. 

De Carbonell, nada se supo. 

Pedido de captura internacional y decomiso de vehículos

El Tribunal Oral Federal Nº2 condenó a la banda narco mendocina-correntina la mañana de ayer. Los jueces también ordenaron la captura internacional del nexo que tenían los mendocinos con el norte del país, Claudio Carbonell. Este hombre estuvo preso por temas de drogas hasta el 2011. 

A su vez, el TOF decidió que la sustancia incautada sea destruida. También dispuso el secuestro de los bienes de los detenidos: dos VW Bora (uno dominio JGH173 y otro FZU538), dos camionetas Fiat Strada (patentes OAD610 y ITM 385) y un VW Vento (MOV746) y ordenó decomisar el dinero secuestrado. Por último, pidió que se investigue la posible participación de otros tres sujetos en la organización. 


Permalink:
visitas social_count

Comentarios de la nota