nota

Últimas noticias

Allanamiento por violencia de género

Además de granadas, había muchas municiones en la casa del Dalvian

Un ex militar fue denunciado por amenazas con arma de fuego por su mujer. La Justicia decidió allanar y encontró gran cantidad de proyectiles de diversos calibres. Los artefactos explosivos eran una FMK-8 y una FMK-2. 

Ampliar imagen Allanamiento Dalvian
El ex militar fue imputado por amenazas agravadas.

Por: Exequiel Ferreyra

El caso de violencia de género que sucedió en el barrio privado Dalvian generó una importante repercusión por la detención de un ex militar y el secuestro de dos artefactos explosivos. La denuncia de una mujer de 47 años, que trascendió el domingo por la tarde después de un allanamiento solicitado por la Justicia y liderado por la Unidad Investigativa de Capital en el exclusivo complejo del oeste, permitió secuestrar, además, un arma de fuego y una gran cantidad de municiones de distintos calibres. Este último dato no había trascendido porque se trabajó bajo el más estricto secreto. 

Además del resultado del procedimiento, se conocieron otros detalles que llevaron a la mujer a presentar la denuncia primero al 911 y, luego, ante la Unidad Fiscal de Violencia de Género.

La historia que tiene como protagonista al ex miembro del Ejército identificado por fuentes policiales como Ángel Marcelo Ferretti, nacido el 14 de marzo de 1970, tuvo su inicio el sábado a las 16.10.

Al parecer, este hombre tomó un arma de fuego y amenazó con matar a su esposa durante una discusión. En un primer momento, de acuerdo con las fuentes, la habría privado de la libertad en la casa que compartían, la 17 de la manzana 18. 

Hubo un llamado al 911 advirtiendo de la situación y personal policial llegó hasta la escena. El alerta era que un ex militar amenazaba con un arma y no dejaba salir de la vivienda a su esposa. 

Los efectivos que se hicieron presentes constataron que la mujer –se reserva su identidad por ser denunciante– se hallaba en la puerta de su casa, fuera de peligro. Contó que había sido agredida física y verbalmente y amenazada con una pistola. En el lugar se encontraba Ferretti, quien efectivamente se encontraba armado y entregó una 9 milímetros marca Hi Power. Acto seguido, lo metieron en una patrulla y lo trasladaron a la Oficina Fiscal Nº2. 

La pareja también fue llevada con el objetivo de que presentara la correspondiente denuncia, la que finalmente quedó bajo la órbita de la Unidad Fiscal de Violencia de Género. Al otro día, el domingo por la tarde, efectivos de la UID Capital se dirigieron a la propiedad para desarrollar un allanamiento. 
La presunta víctima había sostenido que su marido tenía armas y otros elementos militares y, debido a esto, la fiscal del caso, Mariana Pedot, solicitó la inspección del domicilio. 

Así secuestraron, en primera instancia y para sorpresa de los detectives, dos granadas: una FMK-8 y una FMK-2. También incautaron gran cantidad de municiones que el ex militar tenía en la propiedad.

Policías consultados por este diarios sostuvieron que había cuatro cargadores calibre 9 milímetros: tres tenían 13 proyectiles y uno 17. Además, dieron con una caja de municiones con 14 balas. También con una de munición antiaérea calibre 20 y dos cartuchos calibre 11.25. Por último, el “arsenal” lo completaron un cartucho calibre 40, cinco 9 milímetros y 6 calibre 762.

La fiscal Pedot, como primera medida, imputó a Ferretti por amenazas agravadas por el vínculo y por el uso de arma de fuego. 


Permalink:
visitas social_count

Comentarios de la nota