nota

Últimas noticias

Sexualidad

Demisexualidad: ¿La nueva orientación sexual?

Cuando el romanticismo es esencial para tener sexo.

Ampliar imagen Demisexualidad-La -nueva- orientación- sexual

Por: Medios

¿Sexo a primera vista? ¿Una noche casual que luego termina en un encuentro sexual? Al parecer, para algunas personas, estas opciones quedarían fuera de toda posibilidad. ¿La causa? Son “demisexuales”.

A simples rasgos, se puede hablar de la existencia de cuatro orientaciones sexuales muy definidas: aquella que se relaciona con la atracción sexual hacia personas del sexo opuesto (heterosexualidad); hacia personas del mismo sexo (homosexualidad); hacia ambos géneros (bisexualidad) y, en último término, hacia ningún género en la ausencia de atracción sexual por completo (asexualidad).

Sin embargo, hoy una quinta variante se está haciendo popular,  y a la cual llaman “demisexualidad”.

Según Walter Ghedin, médico psiquiatra y sexólogo, “la demisexualidad es una variante de la asexualidad. Es decir, personas que no sienten atracción sexual por otras a menos que intervenga el romanticismo”.

El término demisexual estaría, entonces, a mitad de camino entre la sexualidad y la asexualidad, lo que no significa que los demisexuales tengan una sexualidad a medias o incompleta, sino que requieren de esa fuerte conexión emocional para que sus experiencias sexuales sean plenamente satisfactorias.

Pero, ¿de qué manera funciona esta tendencia? 

Un vínculo emocional que se vuelve sexual

Los demisexuales necesitan, para tener una relación sexual con alguien, primero vincularse de manera afectiva y emocional con esa persona.

En general, los demisexuales no sienten atracción por ningún género en concreto, y pueden sentirse atraídos por cualquier ser humano. Sin embargo, cuando forjan ese vínculo emocional con alguien, ya sea a raíz de una amistad especial o enamorándose por completo de una persona, experimentan un deseo carnal que, eso sí, está dirigido únicamente hacia esa persona con la que han logrado conectar a otro nivel.

Así, un demisexual, a diferencia del resto de orientaciones sexuales capaces de sentir atracción, no sentirá nunca deseo sexual para con ninguna persona a simple vista como consecuencia de un físico, de una forma de vestir o de una personalidad llamativa. Para que se enciendan sus instintos más primarios deberá verse atraída, con el tiempo, por el interior, la forma en la que esa persona le trata o la conexión que les une en distintos aspectos necesarios para que esta se sienta colmada a nivel espiritual.

Los "riesgos" de esta tendencia

Muchos de los problemas de los demisexuales a la hora de encontrar una pareja estable a lo largo de sus vidas están relacionados con la dificultad que se les presenta para poder satisfacer las expectativas sexuales de su pareja en tiempo y forma.

Y es que, a diferencia de sus parejas, necesitan un mayor tiempo para poder sentir la atracción necesaria para mantener relaciones placenteras. Éstas llegan, en muchos casos, demasiado tarde. Los bajos niveles de libido de muchos demisexuales también les convierten en sexualmente incompatibles con sus pares en otras ocasiones.

Para el especialista Walter Ghedin, existen dos riesgos que los demisexuales pueden experimentar al vivir su orientación:

-Decepcionarse por una realidad que impone el sexo desde los primeros encuentros.

-Sentirse inseguros por creer que no cuentan con habilidades eróticas.

Otro de los problemas es ser incapaces de sentir atracción por alguien si no sienten que existe una conexión previa.

En un demisexual esta sensación no se puede dar. Un desconocido, incluso un conocido sin más, como tantos otros en la vida, nunca despertarán la atracción. Debe conocerlo para poder establecer el vínculo”, señala.

Una situación que les dificulta la búsqueda de pareja, ya que, antes de lograr esa anhelada conexión con alguien, el demisexual puede comportarse como un asexual e incluso puede llegar a identificarse como tal.

 


Permalink:
visitas social_count

Notas relacionadas

Comentarios de la nota