nota

Últimas noticias

Rainbow Warrior III

Fotos: una visita a las entrañas del buque de Greenpeace

Fue construido en los Países Bajos con las más altas exigencias ambientales.

Ampliar imagen Rainbow Warrior (01)
Ampliar imagen Rainbow Warrior (02)
Ampliar imagen Rainbow Warrior (03)
Ampliar imagen Rainbow Warrior (04)
Ampliar imagen Rainbow Warrior (05)

Por: Télam

Télam recorrió el interior del Rainbow Warrior III, asiento de aventuras y denuncias, que espera, plácida y moderno, en la Dársena 3 del Puerto de Buenos Aires, adonde llegó para festejar los 30 años de Greenpeace Argentina y permanecerá abierto al público hasta el domingo de Pascua.

Si el mundo conoce a esta organización ecologista y polémica es por la espectacularidad en la denuncia de crímenes ambientales en diferentes puntos del planeta, realizadas en su mayoría desde el Warrior, un buque verde, que, a ambos lados de la proa parece avanzar con una paloma y el arcoiris, emblema de los ecologistas. 

Construido en los Países Bajos con las más altas exigencias ambientales, contiene equipos de seguridad y herramientas de acción como cuatro embarcaciones inflables -los famosos gomones con los que interceptan otras embarcaciones- y las instalaciones para un helicóptero. Proporciona alojamiento y una plataforma de comunicación con la última tecnología. 

 

Envueltos por una aureola de heroismo y audacia, los 16 tripulantes del barco, encabezados por el capitán catalán Pep Barbal Badía, están en el Puerto de Buenos Aires para homenajear a sus simpatizantes argentinos por tres décadas de trabajo ambiental con actuaciones, algunas rutilantes, en los debates por las papeleras, bosques, basura y glaciares, entre otros.

Los visitantes, que tienen entrada libre y gratuita, escucharán también la larga historia de la nave insignia que -entre otros episodios- incluye el hundimiento de su primera versión por parte de los servicios secretos franceses en 1985 en el oceáno Pacífico, donde los ecologistas buscaban detener pruebas nucleares. 

Pero para los socios y voluntarios de Greenpeace, unos 140 mil en la Argentina, formar parte de la tripulación de la emblemática nave "es un sueño para el que sólo se necesita pasión", según dijo a Télam Emili Trasmonte, primer oficial en el barco, catalán también y entusiasta navegante desde 2009. 

 

Acompañados por un equipo internacional y multirracial (chilenos, argentinos, españoles, ruso, alemán, panameño, italiano, libanés, estadounidense y fijiano), la mayoría de los tripulantes a las 8 de la mañana ya están desayunados y listos para emprender el día con un corte a las 12 para el almuerzo. Luego hacen tareas hasta las 17 -cuando termina la jornada- y a las 18 ya está la cena, preparada por el jefe de cocineros, Daniel Bravo.

"Ser chef y ser activista para mí es lo mismo. Y quiero invitar a la gente a que también lo sea, porque a través de la comida y de cómo nos alimentamos podemos hacer cambios fundamentales e increíblemente importantes para el medio ambiente, para la sociedad y para nosotros mismos", señaló el cocinero mexicano, al detallar que la dieta en el barco es de base vegetariana y que en cada puerto se proveen de productos agroecológicos.

Trasmonte, ex hombre de finanzas especializado en comercio internacional que un día dejó todo "por amor a una mujer y al mar", tiene carácter expansivo, alegre, y es evidente que disfruta contar sus experiencias a bordo.

La entrevista con Télam transcurre en uno de los salones de estar, espacioso y apretado al mismo tiempo, en el que cada milímetro está ocupado. Y eso incluye varias guitarras colgadas del techo para que los viajeros -habitualmente unos 17, pero cuando hay acciones hasta 31- intercalen la preparación de campañas con la más elemental necesidad de hacer música, leer y por supuesto conversar.
Mientras Emili (se pronuncia como Emilio pero sin la o) contesta preguntas y hace chistes, recibe consultas del mecánico. Hablan en inglés -"el idioma de trabajo de toda la tripulación", dice- aunque aclara que cualquier persona con un mínimo de manejo de esa lengua tiene posibilidades de incorporarse al velero.

 

El Rainbow Warrior (Guerrero del Arcoiris, según una leyenda de los indios norteamericanos Cree) utiliza energía eólica en lugar de combustibles fósiles. La forma del casco maximiza la eficiencia energética. Cuenta con un mástil y velas con armazón en forma de A, lo que permite optimizar la navegación. Realiza el tratamiento biológico de aguas residuales y aguas grises. Tiene una central de ventilación y sistema de llenado de combustible y aceites para evitar derrames. Y su pintura no es contaminante.

Cuando hay condiciones climáticas desfavorables, "cambia al motor de potencia de propulsión diésel-eléctrica"; y en el caso de tempestad simplemente "se cierra como un submarino" y la nave "flota sobre las olas", dice Emili, al referir que nunca les tocó una tormenta perfecta.

"Y sí, prepararte un café o subir una escalera es más difícil, pero éste es un barco que navega muy bien, es muy seguro, le tenemos mucha confianza. Tuvimos olas de siete metros, de la altura del puente, pero el barco flota en las olas, se mueve mucho y si no te mareas es cansador, pero solamente eso", completó con aire de baqueano.

A la hora de fundamentar las acciones, Trasmonte dice: "Somos absolutamente no violentos y nunca vamos a atentar contra personas o propiedades. Puede ser que para subir una pancarta a una estructura que está destrozando el medio ambiente haya que pasar una valla o entrar a un lugar que el propietario no permite. Hay gente que dice que pintar un mensaje en una chimenea es destrucción de propiedad, bueno, ¡suerte en los tribunales! nosotros siempre pensamos que defendemos un bien mayor", proclama el catalán. 

A los argentinos, el primer oficial del buque ecologista nos dice finalmente: "Teneis un país muy grande en el que hay mucho para proteger".


Permalink:
APARECEN EN ESTA NOTA: ecologista Greenpeace Rainbow Warrior
visitas social_count

Comentarios de la nota

También te pueden interesar

IAB
ComScore