nota

Últimas noticias

¿Qué tipo de yoga hacer?

Una duda que los profesores recibimos a diario, y quienes quieren arrancar no sabe cómo resolver.

Ampliar imagen yoga

Por: ElSol.com.ar

A veces pareciera que queremos de pronto, tener toda la información que existe sobre algo que aún no comprendemos ni hemos hecho jamás. O al menos eso parece cuando alguien escribe preguntando para empezar. Cuando pedimos que nos expliquen de qué se trata este u otro tipo de yoga, lo que estamos pidiendo es casi sentarnos a tomar unos mates varias veces un buen rato y estudiar. No porque sea imposible definir cada estilo, sino más bien porque el yoga es una experiencia y todo lo que podamos poner en palabras sobre el tema, suele quedarse corto.

Por supuesto que entendemos que cuando vamos a comenzar con una actividad, existe una cierta curiosidad y claro, queremos saber detalles; pero a la vez, y en el caso del yoga especialmente, lo mejor es entregarnos a eso que estamos encontrando cuando comenzamos a buscar.

En general, en el momento en que nos pica el bichito de “tengo ganas de empezar con yoga”, nos pica porque alguien nos dijo algo, porque vimos un flyer o una publicación en algún lado, o porque fuimos a un sitio y había un cartel o una tarjetitas. La mayoría de las veces, esa es la respuesta.

Si vas a preguntar a un lugar donde hay diferentes clases, y en un horario te es posible asistir y en los otros no, ahí está tu respuesta. Si querés ir con tu amigo, pareja o compañero de trabajo porque sos de necesitar ir con alguien para apoyarte y no faltar, déjate llevar, congeniar los horarios o aprovechar que la otra persona ya practica o conoce a alguien, es lo que te da la respuesta. Si conociste de casualidad a un profesor en un ámbito diferente y te cayó bien y te gustó su onda, no lo pienses, tenés tu respuesta enfrente.

Arrancá yendo a lo primero que sea abra y sea posible para vos. Puede pasar incluso, que empieces en un lugar para que ahí justo te hablen de otro y llegues al lugar ideal.

Lo que sí es interesante comprender, es que todos los yogas trabajan, de alguna u otra manera lo mismo, sólo que en diferente orden de prioridades. Y como la mayoría de las veces no tenemos tan claro qué necesitamos de todo eso que nos puede ofrecer la práctica, dejarnos llevar puede ser un alivio y una decisión inteligente. Además, en muchos casos (claro que no en todos), arrancamos yoga en momentos en los que no vemos las cosas muy claras o nos sentimos algo nublados, y la idea es que el impulso de comenzar no sea algo que sume nubes, sino todo lo contrario. Abrirse a lo que aparece y se me presenta es la manera más segura de conseguir ese alivio sin cargarnos más: confiando ya empezamos a practicar.

El mundo y la vida actual son los suficientemente estresantes y están más que atiborradas de informaciones y decisiones a tomar, dejá que el yoga te elija, dejate llevar y experimentá. Lo que te llega...es justo para vos.

Karen Belinsky

Directora de La Salita . YOGA & Love


Permalink:
visitas social_count

Comentarios de la nota