nota

Últimas noticias

REVOLUCIÓN TECNOLÓGICA

Redes sociales, escaparate político

Mientras las sociedades democráticas gozan de altas cuotas de libertad para intercambiar opiniones a través del ?microblogging?, los gobiernos autoritarios aprovechan las redes sociales para difundir su propaganda política, reprimir las voces de los disidentes e, incluso, rastrear sus identidades para imputarlos.

         Con unos 105 millones de usuarios en lo que va del 2010 y más de 55 millones de mensajes diarios o “tweets”, Twitter, un servicio de “microblogging”, basado en la publicación de mensajes cortos (140 caracteres), se ha convertido en una verdadera revolución tecnológica para el mundo de las comunicaciones. La idea inicial de esta red social era divulgar actualizaciones personales del usuario; sin embargo, este medio ha tomado direcciones y usos diferentes con el paso del tiempo y ahora es el canal de difusión de información para activistas, grupos cívicos, periodistas, políticos, candidatos y hasta mandatarios, como Barack Obama, Hugo Chávez, Sebastián Piñera, Laura Chinchilla y George Papandreou, entre otros. Sin duda alguna, la clave del éxito de este medio radica en la inmediatez y la intensidad con que se promueve la discusión, lo que facilita tanto la distribución de la información en tiempo real sobre cualquier evento o acontecimiento (elecciones, campañas políticas, ataques, desastres naturales, accidentes, situaciones de emergencia y protestas), como la creación de alianzas, la formación de la opinión pública y la participación ciudadana. Para Andreas Jungherr, experto alemán en tecnologías digitales y sociología política, conferencista, autor y voluntario de DigiActive –una organización promotora del uso de las herramientas digitales para los cambios sociales–, Twitter ha sobresalido entre el resto de las plataformas gracias a la rápida adopción por parte de generaciones jóvenes y cultas.

TWITTER Y POLÍTICA.
Lo cierto es que, para muchos expertos, investigadores y catedráticos, las nuevas tecnologías, entre ellas, Twitter, desempeñan un papel importante, sobre todo en la política y en el desarrollo democrático de las sociedades. “El surgimiento de internet y la proliferación continua de teléfonos móviles han ofrecido grandiosas oportunidades, pero también han introducido nuevos retos para el establecimiento y consolidación de la democracia alrededor del mundo”, detalla Chris Spence, director de tecnología del Instituto Democrático Nacional (NDI, por sus siglas en inglés), en Washington, EEUU. En cuanto a los activistas políticos, Jungherr sugiere también que “el ‘microblogging’ facilita “la fácil distribución de información entre una comunidad local o global de interés”.

       A su vez, “Twitter sirve de un poderoso canal de comunicación alternativo para monitorear y comentar activamente eventos actuales, al igual que permite organizar y coordinar pequeños grupos de acción colectiva y protestas”. Por otro lado, en el campo político, esta red social permite conocer la situación y estado de los activistas. “Gracias al diseño y uso actual (de Twitter), los activistas políticos están logrando objetivos que, hasta hace poco, eran sólo posibles para grandes organizaciones con recursos considerables”, detalla Jungherr. No obstante, Spence considera que las tecnologías pueden también traer consigo riesgos para las sociedades donde la democracia no se ha asentado completamente y las instituciones democráticas son débiles, lo que puede llevar a los países hacia el autoritarismo y la represión. “En el caso del Tíbet, las manifestaciones pacíficas de marzo del 2008 fueron percibidas en el extranjero como ‘disturbios callejeros’, dada la habilidad de China de controlar la información a través de restricciones de acceso a los medios y bloqueos de comunicaciones telefónicas y por internet”, detalla en su ponencia para la Comisión de Seguridad y Cooperación en Europa (CSCE), Nathan Freitas, catedrático del programa de Telecomunicaciones Interactivas, de la Universidad de Nueva York.

       A raíz de esto, miles de tibetanos fueron detenidos, cientos fueron forzados a cumplir largas sentencias; otros murieron o fueron condenados, ya que su identidad fue descubierta por medio de circuitos de cámaras cerradas, uso de teléfonos móviles, PC e internet. Lo mismo ha ocurrido con chinos e iraníes, que han sido acusados tras recolectar evidencias mediante el uso de correo electrónico, Skype y otras herramientas. Estas son pruebas de que, en naciones autocráticas, los activistas políticos, partidos, ciudadanos y ONG deben enfrentar retos no sólo técnicos, sino también legales y políticos, ya que los gobiernos represivos imponen leyes que limitan su actividad cívica y participativa.

DESAFIANDO EL AUTORITARISMO. Sin embargo, tanto los activistas como los ciudadanos, como fue el caso de las protestas por los resultados electorales en Irán (2009), han seguido ingeniándoselas para desafiar las barreras interpuestas por sus gobiernos para usar Twitter y compartir los hechos de violencia con el resto del mundo, pese a los riesgos que esto implique. Frente a este panorama, los expertos apuestan por que el uso de Twitter cobre mayor fuerza cuando la comunidad internacional ayude a crear un ambiente más seguro para los activistas prodemocráticos. Para Freitas, es necesaria “la creación de una ‘carta de derechos de tecnología global’ que promueva el uso de las nuevas tecnologías para promover la libertad de expresión y prensa, derechos humanos y democracia”.

       Al mismo tiempo, Twitter necesita combinarse con otras estrategias efectivas para que pueda “ayudar a las organizaciones a hacer aportes significativos hacia el progreso de la democracia en países con gobiernos autoritarios”, comenta Spence. Es más, Jungherr considera que Twitter, por sí solo, no luchará contra el autoritarismo y la injusticia; la única forma de que los activistas políticos alcancen sus objetivos es que este medio sea empleado junto con otras plataformas on line, como YouTube, Facebook, Flicker; canales de comunicación tradicionales e, incluso, buscadores como Google


Permalink:
visitas social_count

Comentarios de la nota