nota

Últimas noticias

La historia del keniata al que le extirparon un tumor del tamaño de su cabeza

Los médicos de su país le dijeron que era inoperable. Pero un doctor español logró sacárselo en cuatro operaciones, aunque seguirá teniéndolo.

Por: Medios

Un médico español logró extirpar un tumor semimaligno gigante a un hombre de Kenia de 36 años que tenía en la base del cráneo y que le fue creciendo hasta ser casi igual de grande que su cabeza.

Los médicos habían considerado que el tumor que tenía Mike Koech era inoperable, pero en un hospital de Valencia lo consiguieron tras cuatro intervenciones en cinco años.

El problema de Koech comenzó en 2001 cuando se detectó un bulto en la cara que le comenzó a aumentar de forma descontrolada, pero las operaciones que le practicaron los profesionales en su país, e incluso en la India donde viajó buscando una solución, en lugar de revertir el crecimiento lo potenciaban. Los profesionales dieron entonces su tumor como inoperable a menos que se le extirpara la mitad de la cara.

 

Fue entonces en 2011, cuando gracias a la intermediación de Cruz Roja, conoció al doctor  Pedro Cavadas. El tumor, un ameloblastoma gigante, no era benigno pero no genera metástasis, por lo que era quirúrgicamente tratable.

Por ello, con ayuda de su Fundación y del Hospital de Manises, lo llevó a España y se le practicó una resección craneofacial y reconstrucción microquirúrgica compleja para extirparle el tumor, que le había deformado ya la parte de la cara, y perdió el ojo izquierdo. Además, se le tuvo que extraer segmentos importantes del cráneo y cara y su posterior reconstrucción.

En total, se le practicaron cuatro intervenciones ya que el tumor se le ha reproducido, aunque cada vez de menos tamaño. Tras la de 2011 volvió a pasar por quirófanos en 2013, 2015 y este mismo año. 

Además, a Koech le han implantado prótesis nuevas para sus piernas ya que perdió los pies en un incendio cuando era pequeño.

El límite de las intervenciones es que le tengan que extirpar también el ojo derecho ya que entonces no podría seguir cuidando de su familia. Koech trabaja trasladando gente en su motocicleta. 

En ese caso, la Fundación Cavadas se ha comprometido a mantener a su familia. Tiene tres hijas. La pequeña se llama Carmen porque Koech, en agradecimiento, pidió a Cavadas que escogiera el nombre y eligió el de su madre, que falleció este verano. "Debe de ser la única Carmen de Kenia", explicó el médico español.

Koech contó que antes de las intervenciones se sentía "débil" y no podía "pelear" porque en Kenia hay que "luchar para sobrevivir" y poder alimentar a su familia. Pero ahora se siente "fuerte, contento y enormemente agradecido".

Fuente: La Información


Permalink:
APARECEN EN ESTA NOTA: tumor gigante Kenia médico español
visitas social_count

Comentarios de la nota

También te pueden interesar

IAB
ComScore