nota

Últimas noticias

El argentino que promete clonar a tu perro en 90 días

El empresario Daniel Jacoby fundó una empresa nacional y ya clonaron a un perro que nació en julio pasado. ¿Cómo trabajan?

Ampliar imagen perros

Por: Medios

Veinte años después de la oveja Dolly clonar un animal puede ser una realidad en Argentina. El empresario Daniel Jacoby fundó una empresa que promete clonar a un perro, muerto o vivo, en 90 días por la módica suma de entre U$S 70.000 y U$S 100.000.

“Comencé a investigar todo lo relacionado a lo que es el tema clonación y me di cuenta de que era el futuro. Me reuní con un grupo de amigos biólogos y veterinarios y decidimos hacer algo juntos”, reveló Jacoby.

Pero fue cerca de abril de 2015 cuando Daniel Salamone, el hombre detrás del Laboratorio de Biotecnología Animal de la Facultad de Agronomía de la UBA, se acercó a él con la inquietud que funcionaría como semilla de su emprendimiento: un conocido del biotecnólogo quería clonar a su perro.

A partir de allí, Jacoby se puso en contacto con Sooam Biotech, el laboratorio surcoreano a cargo de Woo-Suk Hwang, creador del método de clonación canina que utiliza Bio-Can. Según el fundador del laboratorio argentino, su par oriental es el único en el mundo que se dedica, desde 2006, a hacer este tipo de procesos.

Después de comunicarse con Woo-Suk Hwang y viajar a Corea del Sur para descubrir que “es muy fácil clonar a un caballo, una vaca o una oveja, pero con los canes uno se enfrenta a un alto grado de fracaso, ya que hay un riesgo muy grande en lo que respecta a las células”, Jacoby decidió confiar en la tecnología oriental y se convirtió en representante exclusivo de Sooam Biotech para todo Latinoamérica –el único que tiene el laboratorio asiático hasta el momento de la redacción de esta nota según el emprendedor argentino de 59 años–.

Sobre el proceso, Jacoby trata de sintetizar: “Lo que se hace es, del óvulo no fecundado de una hembra donante en período de celo, extraer su núcleo, que contiene la carga genética del animal. Ese núcleo es reemplazado por el núcleo de una célula recuperada del can a clonar. Luego, ese óvulo se introduce en otra hembra que funciona como útero donante, y allí comienza a gestionarse el embrión”.

Según el argentino, el embrión es “genéticamente igual al perro a clonar”, lo que lo hace “idéntico tanto en su aspecto como en sus aptitudes”.

Jacoby detalla que “si el perro a clonar es uno fallecido, se cuenta con 72 horas para recolectar la muestra epitelial para enviarla al laboratorio correspondiente; ahí automáticamente se comienza a gestar su congelamiento en nitrógeno líquido para enviarla a Corea del Sur, donde comienza el proceso posterior”.

Y agrega: “el primer intento puede fallar y requerir de un segundo, aunque es muy raro. Pero tratamos de extender la cantidad de posibilidades a por lo menos tres”.

El director de Bio-Can asegura que la empresa a la que representa regionalmente ya hizo 1.000 clonaciones exitosas, y que su proyecto cuenta con todas las habilitaciones requeridas por el Senasa para sacar células del país.

Del mismo modo, Jacoby adelanta que aunque su base está en Argentina, el objetivo de la compañía es extenderse a otros países de la región, incluidos los Estados Unidos y Canadá –pero no así incluir a su negocio otras especies, como la de los gatos–.

El clon de Anthony, la mascota del conocido de Salamone gracias al cual Jacoby fundó Bio-Can, nació el pasado 16 de julio y llegará en la primera semana de diciembre al país. Según el representante local de Sooam Biotech, será el primer can clonado de Latinoamérica.

Fuente: La Gaceta
 


Permalink:
APARECEN EN ESTA NOTA: clonación Argentina perro Daniel Jacoby Bio-Can
visitas social_count

Comentarios de la nota

También te pueden interesar

IAB
ComScore