nota

Últimas noticias

Obras

Construcción: a nivel nacional cae, pero en Mendoza se reactiva

A diferencia del resto del país, la provincia tuvo un crecimiento en cantidad de empresas constructoras, según un estudio.

Ampliar imagen casa en construcción

Por: Alexis Montivero

La construcción es uno de los sectores más dinámicos de la economía, por lo que el último informe del Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción generó una alerta en todo el país al revelar que 445 empresas del rubro cerraron en un año. Sin embargo, en Mendoza no sólo se mantuvieron las firmas, sino que comenzaron a incrementarse, junto con el nivel de empleo.

De acuerdo con profesionales del área, la reactivación de la obra pública permitió que de a poco se volviera a contratar. Según el IERIC, la provincia tiene 50 empresas más que en noviembre de 2015 (875 frente a 825 el año pasado), un periodo de transición entre el gobierno de Francisco Pérez y de Alfredo Cornejo, en el que no se licitaron nuevos trabajos.

Atilio Calzetta, titular de la Cámara de Constructores Independientes de Mendoza (CECIM), señaló que, aunque no conozca de nuevas empresas mendocinas, lo cierto es que ninguna cerró en el último año. "Habían 4.500 viviendas paralizadas, así arrancó el año. Ahora se las puso a andar de nuevo y esa fue la diferencia con el resto del país", sostuvo.

Por otro lado, las obras de los municipios también colaboraron con la reactivación. Según precisó el ingeniero Franco Panella, de la constructora Tolcon SRL, Capital -con el plan de renovación de más de 800 millones de pesos-, junto con Guaymallén y Luján -realizando obras en cordones, banquinas y cunetas- han sido otros de los trabajos más importantes de los últimos dos meses.

De a poco

Sin embargo, Calzetta señaló que el crecimiento no tiene la velocidad esperada. "Esto no vino a un buen ritmo, es uno muy lento, aunque ayudó a que tuviesemos movimiento", explicó.

En este punto coincidió Jorge Lemos, representante de la Uocra en Mendoza, quien señaló que las obras que se están licitando este mes, tardarán en comenzar. El problema que señala el gremialista es que en el 2016 la pérdida de trabajo en cosntrucción fue de 3.000 obreros: con las obras reactivadas, todavía quedan 2.500 desemplados.

"Hay movimiento, pero no al ritmo que esperábamos. Es un procentaje muy pequeño desde el punto de vista del trabajo, esto recién está tomando forma", aseguró.

Como un juego de mesa

Al igual que en el Monopoly, las deudas fueron el principal problema del Gobierno para dedicarse a finalizar las viviendas iniciadas durante la gestión anterior. Según explicó Damián Salamone, director del IPV, el puntapié inicial para reiniciar los trabajos fue la operatoria por bonos para saldar las deudas.

"Teníamos más de 317 millones de pesos adeudados en obras ejecutadas. Las empresas adhirieron y se pudo sanear el tema, eso demoró el primer trimestre de gestión", sostuvo Salamone.

Una vez se pagó a los proveedores, el director señaló que se volcó el presupuesto del 2016 exclusivamente en recuparar la obra pública y achicar los pagos. "Logramos estar al día y así volver a movilizar el sector", aseguró.

Las expectativas

Actualmente se están licitando 1.400 viviendas para el 2017, según precisó Calzetta, de la CECIM, quien aseguró que "el cronograma promete muchas obras".

Desde la Cámara de Construcción, Jorge Sanchís explicó que "la perspectiva es positiva", a pesar de que el plan de obras "es bastante conservador". Sin embargo, añadió que el flujo de trabajo va a permitir que se mantenga en actividad a casi todas las empresas constructoras.

En este sentido, Lemos añadió que los anuncios del Gobierno dan señales esperanzadoras. "Se habla del dique Portezuelo del Viento, que en su pico máximo va a tener 4 mil obreros trabajando. A eso se le suma la posiblidad de Los Blancos", destacó.


Permalink:
visitas social_count

Comentarios de la nota

También te pueden interesar

IAB
ComScore