nota

Últimas noticias

Miércoles de la tierra

¿Cuán importante son las abejas en el equilibrio ecológico del planeta?

Aproximadamente un 40% del total de la producción mundial de alimentos depende de estos insectos.

Ampliar imagen  ¿Cuán importante son las abejas en el equilibrio ecológico del planeta?

Por: ElSol.com.ar

Seguramente habremos escuchado o leído en algún sitio que la población global de abejas está mermando. Esto no suena muy dramático, sabiendo que se cuentan cientos de miles de colonias de estos insectos en todo el mundo, en comparación con otros animales cuya suerte es más estrecha, y en algunos casos se encuentran muy cerca de la extinción gracias a la acción del hombre.

Sin embargo, en términos medioambientales, el papel que juegan las abejas es mucho más importante que el que se infiere a primera vista.

Las abejas son, en buena medida, las guardianas del equilibrio ecológico global. Son las principales responsables de la polinización de TODAS LAS FLORES del mundo, por más grandilocuente que suene. Si bien existen otras vías de polinización (el viento, otros insectos, algunos pájaros), el papel que juegan las abejas en este proceso es claramente protagónico.

Teniiendo en cuenta la biodiversidad natural de todos los ecosistemas del mundo, y la dependencia que tienen de ellos y de sus especies vegetales todas las demás especies animales y el hombre, entonces el problema es mucho mayor que el simple hecho de que los cultivos subsistan o no gracias a la existencia de abejas.

El proceso de polinización es aquel por el cual un agente, conocido como vector de polinización (en este caso, una abeja) lleva polen en su cuerpo para “fecundar” una flor. Existen distintos procesos a través de los cuales una flor puede ser fecundada, tanto a través de agentes externos como de forma independiente. Sin embargo, en la mayoría de ellos el polen debe ser transportado de un lugar a otro y esto hace que los vectores de polinización sean necesarios.

La disminución poblacional observada en colonias de abejas de todo el mundo responde a muchos factores, pero en la mayoría de los casos el ser humano es el causante en última instancia. La proliferación de sistemas de telecomunicaciones llena el aire de ondas que distraen a las abejas y que pueden incluso hacer que se pierdan, no pudiendo regresar al panal (sus sistemas de navegación “se marean”).

Este efecto también se observa cuando las abejas intentan polinizar flores rociadas con pesticidas y otros agrotóxicos. Las abejas absorben estos productos químicos de las flores y mueren, o bien no encuentran el camino de regreso. En cualquier caso el resultado es el mismo: una disminución de la población de colonias de abejas.

No en vano la empresa Monsanto, creadora del Roundup (que contiene glifosato, el pesticida más utilizado del mundo) es conocida en círculos medioambientales como la asesina de abejas. El impacto que este pesticida y otros por el estilo tienen en la pérdida de biodiversidad a nivel mundial es realmente escalofriante.

Las abejas son simplemente es paso más evidente de una gran cadena de interconexiones de ecosistemas en los cuales todo está delicadamente relacionado. No en vano Albert Einstein dijo que “si desaparecieran las abejas, la vida humana se acabaría en el mundo en menos de 4 años”. Aunque suene dramática, esta frase tiene mucho de verdad. Nuestra vida en el planeta depende de forma intrínseca de las abejas, por el papel que estas juegan en la existencia de alimento, a través de la perpetuación de la vida vegetal del planeta.

Si bien muchas especies de cultivos son autopolinizadas (ocurre particularmente en los cereales), la mayoría de las plantas y árboles de frutos comestibles dependen que sus flores sean polinizadas por agentes externos.

Si analizáramos el peor caso, en el cual las abejas realmente desaparecen (dejando de prestarnos su noble y gratuito servicio), el hombre podría realizar esta tarea de forma manual o semiautomatizada, pero los costos de estos de por sí harían que una buena parte de los cultivos dejaran de ser económicamente viables (y ya sabemos las consecuencias que tiene para el planeta el pensar únicamente en la eficiencia de la producción agropecuaria en desmedro del respeto por la naturaleza, sus recursos renovables y la biodiversidad).

Así que la próxima vez que vean una abeja en su tarea diaria, esperamos que puedan “ver más allá” y entender el crucial papel que juegan estos maravillosos insectos en la existencia de la vida humana del planeta. Esperamos que, por ellas y por nosotros, el daño que les hemos hecho no sea irreversible.

Quique Fontán Balestra


Permalink:
APARECEN EN ESTA NOTA: abejas ecología
visitas social_count

Comentarios de la nota

También te pueden interesar

IAB
ComScore