nota

Últimas noticias

Investigación

Los detenidos por los abusos están en Boulogne Sur Mer

Los sacerdotes y el administrativo hipoacúsico ya fueron trasladados, mientras que los otros dos esperan en la comisaría de Carrodilla. 

Por: Emilia Agüero

Tres de los cinco sospechosos de haber realizado y participado de los casos de abusos sexuales a chicos discapacitados del Instituto Antonio Próvolo, fueron trasladados este martes al penal de Boulogne Sur Mer de Ciudad. 

Luego de haber sido demorados en la Comisaría N°47 de Carrodilla, Lujá de Cuyo, los investigados fueron trasladados en diferentes horarios a la penitenciaría.

El primero en salir del lugar fue el sacerdote Nicolás Corradi, sobre quien pesan la mayoría de las acusaciones, y a quien los padres señalaron como “el macabro que manoseaba a los niños”.

"El cura, de 82 años, continuará preso y se evaluará la detención domiciliaria solicitada", indicó el fiscal de la causa, Fabricio Sidoti. Quedó alojado en el Centro Transitorio de Detención (CeTraDe). 

Sacerdote Nicolás Corradi, de 82 años.

Los segundos en ser trasladados con un fuerte operativo de seguridad y tapados con unas telas, fueron el sacerdote Horacio Corbacho (56) y José Luis Ojeda (41), administrativo hipoacúsico acusado de participar en los abusos a menores de edad.

El primero quedó alojado en el pabellón 5, donde están los acusados de abuso sexual y causas de violencia de género, y el segundo en un lugar especial para internos con discapacidades.


Mientras que los dos restantes, Jorge Bordón y un hombre identificado como Armando Gómez, quedaron demorados en el interior de la seccional a la espera de ser indagados por las autoridades.

Gómez fue imputado por el fiscal Sidoti durante la siesta de este martes.

Traslado de el sacerdote Horacio Corbacho y el administrativo José Luis Ojeda.

Bordón es un monaguillo señalado por los padres como uno de los autores de abusos sexuales y corrupción de menores, que participaba de la mayoría de los viajes escolares de los pequeños.

Y del quinto demorado, Gómez, trascendió que es una persona hipoacúsica, que fue alumno del instituto y que realizaba trabajos de jardinería en ese establecimiento desde hace más de 10 años.

Los traslados fueron abucheados por los padres de los alumnos del Próvolo, que se habían dirigido hasta la comisaría para pedirle explicaciones a los citados a declarar.

Jorge Bordón todavía no va a la cárcel.

Entre insultos y golpes a los patrulleros en los que fueron trasladados los acusados, los familiares pidieron “justicia” y que “la Iglesia sea separada del instituto”, para que los jóvenes puedan continuar realizando sus actividades sin temor.


 


Permalink:
APARECEN EN ESTA NOTA: Comisaría Instituto Antonio Próvolo Mendoza Abuso sexual Sacerdotes
visitas social_count

Comentarios de la nota

También te pueden interesar

IAB
ComScore