nota

Últimas noticias

Miércoles de la tierra

E-waste: residuos tecnológicos

La sigla hace referencia a “Electronic Waste”, es decir, residuos electrónicos (en inglés). A nivel internacional se utiliza para hacer referencia a toda la basura y chatarra generada por la tecnologización de las sociedades.

Ampliar imagen E-waste: residuos tecnológicos

Por: ElSol.com.ar

En el caso del mundo actual, altamente globalizado y con niveles elevados de consumismo y eficiencia productiva, la economía global depende en gran medida de que el sistema pueda seguir produciendo y vendiendo más. Es la única manera en la que este sistema puede ser sostenible (lo que hace que, justamente, NO SEA SOSTENIBLE). Esto es así por el impacto ecológico y medioambiental que esto genera.

Para eficientizar los procesos productivos y generar mayor demanda es que existe un procedimiento conocido como obsolescencia planeada. Este fenómeno se da particularmente en la industria tecnológica, en la cual los saltos y cambios hacen que los productos sean actualizados, mejorados y reemplazados en forma vertiginosa. Esto implica que una buena parte de los productos que son producidos y vendidos son creados a sabiendas de que los mismos devendrán obsoletos poco tiempo después, por lo cual deberán ser descartados y reemplazados por una nueva versión.

Seguramente habremos podido notar esto en los casos más notorios como son computadoras portátiles y celulares, pero lo mismo ocurre con televisores, cámaras fotográficas, sistemas de almacenamiento de memoria e incluso algunos otros productos fuera de la industria tecnológica, como pueden ser textiles y juguetes.

En el caso que tratamos hoy nos interesa particularmente el ejemplo de la industria tecnológica, ya que es uno de los que mayores residuos genera, los cuales son poco o difícilmente reciclables. Dentro de los componentes de prácticamente cualquier producto tecnológico encontraremos baterías, circuitos integrados, placas madre, cables, antenas, etc. Muchos de estos componentes son reciclables en parte, y a veces incluso deben ser fundidos para que sus componentes más básicos puedan ser reutilizados (es el caso de los metales). En el caso de cobertores, carcazas y otras piezas plásticas, los mismos en general no pueden ser reutilizados y finalizan en algún basurero.

Por suerte no todo son malas noticias. Existen numerosos emprendimientos que se dedican, cada vez más, a darles una vida útil más larga a estos residuos electrónicos, por via del reciclado o la reutilización. Estas compañías operan, generalmente, de forma de que los usuarios les envían sus aparatos en desuso, y ellas se ocupan de desguazar y desarmarlos para separar lo que puede ser reutilizado de lo que no, y de darles a estas piezas el mejor destino posible.

En Mendoza es notorio el caso de Reciclarg, un emprendimiento familiar que comenzó a operar en 2010 y que ya cuenta con gran reconocimiento dentro del rubro en nuestra provincia. Varias municipalidades y empresas han firmado convenio con ellos para poder disponer de sus residuos electrónicos de forma responsable con el medio ambiente.

Emprendimientos como Reciclarg y otros del rubro se ocupan, además, de crear nuevos productos con materiales provenientes del reciclado de basura tecnológica, devolviendo estos productos al ciclo productivo y manteniéndolos más tiempo lejos de los basurales.

El caso de los basurales es digno de mención, ya que en nuestro país la mayoría son a cielo abierto, y la basura tecnológica es particularmente contaminante, haciendo que suelos y acuíferos sean polucionados con metales pesados como cadmio y plomo, ácidos de varios tipos, plásticos no biodegradables y otros tantos.

Por esto es que, si bien existen emprendimientos que se ocupan de hacer lo más posible por darle un buen fin a estos residuos, quienes más pueden hacer somos nosotros mismos, desde nuestros hábitos. Lo primero que deberíamos tener en cuenta es poder utilizar los aparatos electrónicos lo más posible, sin terminar su vida útil antes de tiempo.

En Mendoza, la única empresa que se ocupa de esto por el momento es la mencionada Reciclarg, por lo cual obviamente no dan a basto con toda la basura tecnológica generada. Se estima que no más de un 2% del total de residuos electrónicos generados en nuestra provincia son reciclados. Por esto es que evidentemente queda mucho por hacer.

También es cierto que no existe aún un marco regulatorio que genere responsabilidad en quienes generan estos residuos para que deban hacerse cargo de los mismos. Si bien hay emprendimientos privados con buenas intenciones y que generan un impacto positivo al respecto, la iniciativa a nivel global siempre debe empezar por el Estado, creando las condiciones en las cuales las actividades de concientización y disminución del impacto de estos residuos son posibles.

Luego, si debemos generar residuos, asegurarnos de que los mismos terminan en los lugares apropiados. En Mendoza, municipalidades como las de Ciudad, Godoy Cruz o Maipú, por nombrar algunas, cuentan con contenedores especiales en los cuales pueden depositarse residuos electrónicos de tamaño pequeño o mediano como CDs, DVDs, cables, tarjetas de memoria, baterías y pilas, etc

De este modo, sabemos que muchas veces es inevitable generar un poco de residuos es inevitable, pero sí podemos ser más conscientes en el modo en que generamos residuos, para que esos residuos tengan luego el menor impacto negativo posible sobre el medio ambiente.

Quique Fontán Balestra


Permalink:
APARECEN EN ESTA NOTA: e-waste residuos tenológicos
visitas social_count

Comentarios de la nota

También te pueden interesar

IAB
ComScore