nota

Últimas noticias

Investigación

Los acusan de matar de 7 tiros y de amenazar a la familia de la víctima

El Sandrito y Gonzalo Lorca apelaron la prisión preventiva dictada por la fiscal y la Justicia les dio la razón. Están en libertad. 

Ampliar imagen Cesar Tapia
César Tapia, la víctima del ataque.

Por: Gabriela Guilló

César Nicolás Tapia Bullones (26) fue asesinado de siete disparos el 4 de agosto de 2015 cuando conducía una moto por el barrio Cristo Redentor de Las Heras. Por el hecho fueron detenidos dos hombres, pero tras una serie de apelaciones quedaron en libertad, porque para la Justicia no hay demasiados elementos que los vinculen en el hecho.

Bullones había salido de la cárcel en marzo donde cumplió una condena por robo y cinco meses después fue acribillado por dos sujetos que iban a bordo de un auto. Los asesinos dispararon 13 veces contra la víctima a metros de la casa de su madre. Siete plomos impactaron en su cuerpo, lo que le causó la muerte minutos después en el hospital Central.

Tras las detonaciones, la familia logró asistirlo, y sus dos hermanos junto a un vecino lo trasladaron al centro asistencial. Los allegados precisaron que en el camino el Tapia dijo quienes eran sus asesinos.

Sandro Gattas alias Sandrito (28) y Gonzalo Lorca (31) fueron los nombres que los hermanos de Tapia declararon frente a la fiscal Gabriela Chaves, a cargo de la causa.

Varias hipótesis se tejieron alrededor del crimen. Una señalaba que un problema intramuros habría desencadenado la balacera, ya que ocurrió a pocos meses de que la víctima recuperara la libertad. Otra señalaba un problema familiar. Esto debido a que Lorca salía con la ex pareja de Tapia, con quien la víctima tenía un hijo de 9 años. La familia asegura que la mujer abandonó al pequeño y en ese momento Tapia comenzó a tramitar la tenencia.

Lo cierto es que con la declaración de los hermanos, Sandrito y Lorca fueron detenidos. El primero cayó a mediados de noviembre de 2015 y Sandrito fue apresado a finales del mismo mes. Ambos fueron imputados por homicidio agravado y en diciembre la fiscal solicitó la prisión preventiva para ambos.

La Justicia de Garantías aceptó la solicitud, pero la defensa apeló. Fue entonces que la Cámara de Apelaciones esta vez le dio la razón a los defensores y ambos quedaron en libertad. Esto porque para los magistrados no había elementos que justificaran su detención.

Sucede que la declaración de los hermanos de Tapia no es precisa. Si bien ambos coinciden en el nombre de los sospechosos, incurren en contradicciones cuando relatan el momento en el que el joven balbuceó.

“No se ponen de acuerdo ni siquiera en cómo iban sentados en el auto que los llevó al hospital”, dijo una fuente ligada a la investigación.

Tampoco el vecino que condujo el rodado logró escuchar, en caso de que haya existido, esta declaración.

“Ni siquiera escuchó a la hermana preguntándole quiénes le habían disparado”, agregó.

Por esto, ambos siguen imputados y ligados al hecho, pero en libertad.

Tras esta medida, la familia de Tapia asegura haber sufrido amenazas por parte de Lorca.

“Pasó por mi casa y me mostró un arma”, dijo uno de sus familiares. Este relato fue realizado frente a la fiscal, pero nuevamente con algunas contradicciones. Por esta razón, por el momento no hay otros elementos para inculpar al joven.


Permalink:
APARECEN EN ESTA NOTA: Crimen César Tapia Sandrito Lorca
visitas social_count

Comentarios de la nota

También te pueden interesar

IAB
ComScore