nota

Últimas noticias

Personaje

Zulema Olivares, la mamá del pueblo

Tiene 47 años y, con mucho esfuerzo y sacrificio, oficia de mamá desde hace 30. Pero además de criar a sus siete hijos, ahora también busca un futuro mejor para casi 200 chicos de su barrio. Su historia.

Por: Natalia Mantineo

Zulema junto a su esposo, algunos de sus hijos y nietos.

A Zulema Olivares no le alcanzó con cuidar, criar y proteger a sus siete hijos y ocho nietos. El amor infinito de esta sanjuanina que desde sus 15 años vive en Mendoza le pedía más. Mucho más. Y, como lo hizo siempre, se puso manos a la obra y comenzó a soñar una vida mejor para los niños de su barrio, La Favorita.

Desde hace años, Zulema es algo así como la "madre del pueblo". Es la mujer de 47 años que desde hace una década organiza el gran festejo del Día del Niño en ese complejo barrial de Ciudad. Es la persona que se encarga de organizar la celebración para llevarle alegría a cientos de pequeños que están esperando por ese regalo que, tal vez, Zulema también esperaba de pequeña. 

"Casi nunca tuve regalos de niña, mi mayor anhelo era que le dieran regalos a mi hermana más chica y así pasaba. Obvio que sufrí y, por eso, desde hace diez años, mi mayor satisfacción es ver las caritas de estos niños que esperan sus regalos, tal vez, el único que reciben", expresó con su voz quebrada.

Por eso, en el día de la madre, en El Sol la elegimos a ella, como ejemplo de amor y contención que diariamente ofrecen las madres de Mendoza. Aquí, su historia.

La pobreza, esa enemiga que jamás se fue

La historia de esta mujer de rostro tímido y voz finita es triste. Y es que desde muy chica supo lo que era pasar necesidades, desde chica supo lo que era salir a trabajar porque había que ayudar a papá y a mamá. Zulema casi no tuvo infancia, si bien se divertía con sus tres hermanos, no era lo mismo que vivían sus amigos. Su realidad era diferente. 

"Sufrimos mucho en mi casa, las cosas no fueron fáciles. Mi padre era albañil, mi madre trabajaba por hora y la plata no alcanzaba. Fueron años duros pero, a pesar de ello, siento que mi infancia fue maravillosa porque lo que sí tuve fue mucho amor de mis padres", dice tímidamente Zulema en diálogo con El Sol. Y fue ese amor el gran ejemplo que adoptó para su vida, para manejarse en el mundo.

A los 15 años la familia Olivares debió emigrar de San Juan a Mendoza. "Mis padres no podían pagar la casa que habían construido y el banco se la quitó. Ahí nos vinimos y empezamos de cero. No fue fácil, seguíamos viviendo momentos duros, donde la pobreza golpeaba todos los días la puerta, pero el amor también estaba presente y eso nos permitía seguir adelante", manifestó Zulema.

La familia, la mejor medicina

Zulema tiene 47 años, es sanjuanina pero desde los 15 habita en suelo mendocino. No sabe de lujos pero sí de valores. Casada desde hace treinta años Raúl Muñoz, hoy siente orgullo de decir que ha cumplido el sueño de su vida: haber formado una familia. 

Juntos tienen siete hijos y 8 nietos y así, con el dolor de no tener trabajo, de vivir de changas, son felices y se sienten plenos porque esos niños que hoy son hombres y mujeres ya están encaminados, todos tienen estudios, todos tienen al menos una esperanza para su futuro.

"A los 17 años tuve a mi primer hijo y así, cada dos años, fui teniendo al resto. En total son siete, uno más bueno que el otro", dice orgullosa esta mujer que, además, relata que tiene ocho nietos.

"Con mi marido intentamos brindarle lo mejor a los chicos, algunas veces se podía más que otras, pero seguimos el ejemplo de mis padres y así, con amor, criamos a nuestros hijos. Hoy siento orgullo de ellos porque todos estudiaron. El más grande, que tiene 30, hace unos días se recibió de Radiólogo y esas son las cosas que más feliz me hacen la vida", refirió entre lágrimas.

Un consejo de mamá

Zulema no es la mamá de siete hijos, sino que tiene otros 200 que esperan de su amor. En el Día de la madre, esta mujer luchadora se anima a aconsejar a las jovencitas, a esas mamás que recién comienzan a transitar el camino.

"Lo primero que les diría es que están presentes en la crianza de sus hijos, que les hablen mucho, que los mimen, que sean cariñosas, que no los golpeen porque no entienden las cosas. Hoy es difícil ser mamá, pero no imposible. Con amor, todo es posible. Yo entiendo que las mujeres tienen que salir a trabajar junto a sus maridos, pero les aconsejo que sean madres compañeras, su presencia es fundamental para el crecimiento de los niños, para que el día de mañana sean hombres y mujeres de bien", recomendó.

Hoy Zulema y su marido siguen sin trabajo estable, hacen changas, viven con lo que pueden, pero con amor, dedicación y esperanza, intentan ser felices, esa es su receta para transitar por esta vida. 


Permalink:
APARECEN EN ESTA NOTA: Zulema Olivares Día de la madre mamá ejemplar
visitas social_count

Comentarios de la nota

También te pueden interesar

IAB
ComScore