nota

Últimas noticias

Volcán-surf, el nuevo deporte extremo

En el Cerro Negro, Nicaragua, lo último es deslizarse cientos de metros por la arena negra sobre tablas de madera.

Ampliar imagen volcan

Por: Turismo In Out

Bajo un sol inclemente, los turistas escalan como hormigas por el pedregoso volcán Cerro Negro de Nicaragua. ¿El objetivo? Lanzarse en tablas desde la cima a velocidades de hasta 80 kilómetros por hora.

La actividad es conocida como volcano boarding y atrae anualmente a unos 50.000 osados turistas, principalmente norteamericanos, alemanes, canadienses, franceses, austríacos y británicos, según cifras del Instituto de Turismo local.

El Cerro Negro, de 728 metros de altura, es el segundo volcán más joven del planeta, después del Paricutín de México. Es también uno de los más explosivos de Centroamérica.

En 1850 expulsó lava y cenizas sobre una planicie de la cordillera de los Maribios, en el occidente del país, y ha hecho erupción al menos diez veces desde entonces.

El Cerro Negro colinda con el volcán El Hoyo, que el pasado 15 de septiembre originó un terremoto de 5,9 grados que sacudió al Pacífico nicaragüense.

Desafiar el peligro

Pero el miedo no existe para estos aventureros, que empiezan a trepar por el cerro uniformados con shorts, remeras y gorras. En el sitio en que reposan unas enormes piedras negras, residuos de la última erupción, empieza el verdadero tour. Con sus tablas a cuestas y bajo un sol que abrasa, los turistas inician el ascenso por un estrecho camino. Todos lucen relajados y optimistas.

Tras una caminata de más de una hora, interrumpida por recesos en los que los turistas aprovechan para descansar y hacer selfies, el grupo llega a la cima desde la que se aprecia parte de la cordillera volcánica y la colonial ciudad de León.

En la cima, el paisaje hace pensar en un desierto de arena negra formado por partículas de minerales expulsadas por el volcán y que brillan a la luz del sol, mientras salen fumarolas de gases sulforosos.

En inglés, los guías explican a los turistas cómo sentarse sobre las tablas para deslizarse sobre la pendiente, que desde arriba parece un precipicio.

Sin hacer muchas preguntas, los deportistas se alistan, se encaminan a la pendiente y se van lanzado uno tras otro sin titubear.

Un buen negocio

El volcano boarding se practica en el Cerro Negro desde 2005 y el interés por el deporte ha ido creciendo, pese a que de vez en cuando un turista se fractura un hueso, según reconocen los guías.

El costo para ingresar al volcán es cinco dólares y los empresarios relacionados con la actividad estiman que cada turista gasta en total unos 50 dólares diarios.


Permalink:
APARECEN EN ESTA NOTA: volcan surf surf nicaragua
visitas social_count

Comentarios de la nota

También te pueden interesar

IAB
ComScore