nota

Últimas noticias

Experimento

Un hombre tuvo sexo con 365 personas en 365 días por un proyecto de arte

Mischa Badasyan es un artista de origen Ruso que vive en Berlín y se impuso un objetivo: tener una cita cada día del año. 

Ampliar imagen proyecto de arte

Por: Medios

Hace dos años, Mischa Badasyan, un artista de origen Ruso que vive en Berlín, se impuso un reto: tener una cita cada día del año.

El punto era tener sexo todos los días, sin importar si había una cita antes o no. Aunque suena como una forma muy conveniente de cumplir una fantasía, según Vice, para Badasyan, el proyecto —llamado Save the Date— fue una experiencia horrible la mayor parte del tiempo .

Después de que finalizó su proyecto, un año más tarde, probablemente lo más interesante fue la forma en que cambió su forma de ser. El artista de 28 años, que nunca antes había estado en una relación, dijo que ahora tal vez nunca pueda tener una relación seria.

Al principio del proyecto, parecía que el resultado iba a ser una reflexión sobre lo fácil que es el consumo de sexo gracias a la revolución de la apps para conocer gente dependiendo de tu ubicación. Sin embargo, Badasyan, aseguró que las respuestas que recibió en las apps, donde la gente no solo rechazaba sus invitación a salir sino que lo atacaba, eran demasiado hostiles y no pudo soportarlas.

Por eso decidió cambiar a un enfoque más tradicional: conquistar en los parques y en las calles de Berlín. En poco tiempo, la experiencia se tornó en algo horrible. "No me gustaban las citas, no me gustaba el sexo, no me gustaba nada", dijo a VICE.

Empezó a entrevistar gente en Kurfuerstenstrasse, en el distrito rojo de Berlín, y a tener encuentros sexuales con escorts locales. Con el tiempo, empezó a trabajar como escort ahí mismo, aunque nunca pidió dinero a cambio.

Descubrió que sus encuentros sexuales, como era de esperarse, se volvieron rápidos y carentes de emoción. El sexo ordinario se volvió rutina y empezó a buscar formas de intensificar la experiencia. "Tenía que recurrir a la violencia para disfrutar la sexualidad", dijo. "Golpeaba a la gente. Me convertí en una máquina".

Algunos hombres que conoció en Kurfuerstenstrasse también se tornaron violentos. "No me golpeaban pero sí me gritaban y, una vez, un tipo estuvo apunto de atropellarme y otro me arrojó una botella de cerveza", explicó. 

Aunque también surgieron cosas positivas: "Algunas de las personas con las que salí se volvieron mis amigos y hasta encontré socios en el mundo del arte", dijo. Mantiene contacto con varios y ha logrado incorporar a algunos de ellos en proyectos artísticos.

Badasyan durmió con personas muy distintas en esos 365 días y noches, desde un periodista de 76 años hasta un instructor de yoga escocés y una estrella porno serbia. Durante ese año, Badasyan viajó para tener sexo con personas en Suecia, Dinamarca, Holanda, República Checa y Polonia.

También tuvo varias parejas que tenían VIH. Ya había participado en activismo sobre el VIH y una organización alemana dedicada al VIH le regaló condones para el proyecto. Sin embargo, nunca había dormido con un hombre con VIH hasta el proyecto. "Me daba miedo tener contacto sexual con alguien VIH-positivo", escribió en Facebook. " Save The Date cambió mi vida y mi realidad".

Badasyan dijo que no quería que la gente hiciera interpretaciones alternativas de su proyecto. "Para unos, se trata de sexualidad; para otros, se trata de libertad; para otros más, se trata de soledad", señaló.


Permalink:
APARECEN EN ESTA NOTA: Proyecto de arte
visitas social_count

Comentarios de la nota

También te pueden interesar

IAB
ComScore