nota

Últimas noticias

Martes de alimentos

Alcauciles: buenos para todo

Quedan muy bien en ensaladas, tortillas, tartas, revueltos y otras preparaciones que no tapen demasiado su característico sabor.

Ampliar imagen alcauciles

Por: ElSol.com.ar

Los alcauciles (también conocidos como alcachofas en otros países de habla hispana) son uno de los mejores antibióticos naturales que existen. Son originarios de la cuenca mediterránea (Grecia, Italia, Turquía y los países del Norte de África principalmente), aunque su cultivo se ha extendido en la actualidad a la mayoría de los países de climas templados.

Contienen un compuesto especial de forma casi exclusiva, conocido como cinarina. La cinarina es un ácido que aumenta la secreción biliar y le otorga a los alcauciles su característica función protectora del hígado y el sistema digestivo.

Además de ser, seguramente, de los vegetales más sabrosos que existen, tienen muchas propiedades beneficiosas para el cuerpo:

  • Digestivas: si bien ya lo mencionamos, los alcauciles son uno de los mayores reguladores del sistema digestivo existentes en la naturaleza. Fomentan el correcto tránsito del bolo alimenticio.
  • Hepáticas: incentivan la producción de bilis, desintoxicante natural, y ayudan a digerir las grasas, combatiendo la indigestión, dispepsia y otros problemas digestivos / hepáticos.
  • Regulan la absorción de colesterol en el intestino y la acumulación de grasas.
  • Urinarias: con importantes propiedades diuréticas, los alcauciles son excelentes a nivel depurativo, facilitación la eliminación de toxinas del organismo.
  • Articulaciones: combaten la artritis y reuma.
  • Afrodisíaco: estimulan el deseo sexual.

Además, tiene una composición química de residuo alcalinizante en el cuerpo (parte fundamental de cualquier dieta alcalina), por lo cual son ideales para combatir la proliferación de células cancerosas (de mayor diseminación en un medio ácido).

A nivel nutricional, son una fuente importante de hidratos de carbono, vitaminas B1, B2, B3 y B6, potasio, hierro, fósforo y magnesio.

Si bien no es habitual encontrarlos en las verdulerías todo el año (ya que son muy estacionales), deberíamos aprovechar para comerlos frescos siempre que podamos. Sino, se venden enlatados, en conserva. Generalmente se comen hervidos, y sus tallos y corazones son altamente apreciados, aunque las hojas, si bien son un poco duras, también son comestibles.

Aprovechando que estamos en primavera, les recomendamos que busquen alcauciles, ¡ya que en este momento estamos en plena temporada!

Pueden compartir con nosotros sus mejores recetas de alcauciles en los comentarios de aquí abajo.

Quique Fontán Balestra


Permalink:
visitas social_count

Comentarios de la nota

También te pueden interesar

IAB
ComScore