nota
Provincia
  • Hora05:04 Hs.
  • 11/08/2010
JUICIO DE SAN RAFAEL

Testigo reveló el nombre de un desaparecido no denunciado

Daniel Sandoval, hermano de uno de los desaparecidos, dio la novedad. También siguieron declarando un imputado y dos familiares de José Berón, otra de las víctimas.


     “Desapareció y la familia nunca lo denunció, tal vez por miedo”. La frase la dijo Daniel Sandoval ante los jueces Héctor Cortés, Roberto Burad y Roberto Naciff y dejó sorprendidos a varios en la sala de debate donde se lleva adelante el primer juicio por delitos de lesa humanidad en San Rafael. Antes de Sandoval fueron varios los testigos que desfilaron ante los magistrados. El primero de ellos fue el imputado, Raúl Ruiz Soppe, quien continuó con su maratónica indagatoria. Asimismo, también prestaron testimonio Rosa y Jorge Berón, hermanos del desaparecido José Guillermo, y los ex empleados del cementerio de San Rafael José Daniel Pérez y Juan Carlos Barreda, quienes aseguraron no saber de fosas comunes en ese lugar ni que se hayan agrandado tumbas para arrojar otros cuerpos dentro de ellas.

LA REVELACIÓN DEL DÍA.
Daniel Sandoval ha sido uno de los testigos que más esperó el juicio y que sufrió con algunas de las declaraciones, al punto tal, de retirarse de la sala por no poder aguantar las lágrimas y el dolor por lo que escuchaba. Según explicó Sandoval, su hermano Pascual, que fue detenido el 26 de marzo de 1976, era un obrero rural que solía acompañarlo a las reuniones de la Juventud Peronista aunque no tenía mucha militancia. De hecho, el personal militar que lo detuvo, lo hizo en una finca de Colonia Elena, mientras se encontraba cosechando uva. Sin embargo, más allá de la desaparición de Sandoval, su hermano Daniel reveló una circunstancia no conocida ni por los magistrados ni por los organismos de derechos humanos.
    Según el testigo, en la misma finca se encontraba el primo de ambos, Jorge Hugo Sandoval, quien estaba haciendo el servicio militar en Córdoba. Fue esa circunstancia lo que determinó el destino de este último, ya que, mientras se detenía a Pascual Sandoval, uno de los militares lo reconoció y le preguntó si tenía algún lazo con el detenido, a lo que Hugo respondió que era su primo. Sin inmutarse, el militar le respondió “entonces miralo bien porque no lo vas a ver nunca más”, lo que finalmente ocurrió, pues Pascual Sandoval jamás apareció. Sin embargo, el destino de Hugo quedó sellado en ese diálogo, ya que unos días después salió de su casa hasta un almacén cercano, y su familia no volvió a saber de él. Frente a esa novedad, la Fiscalía comenzará a investigar esta desaparición, al igual que los organismos de derechos humanos de San Rafael, según expresó Mariano Tripiana, uno de sus integrantes e hijo de otra víctima de la dictadura, Francisco Tripiana, cuya desaparición se juzga en este debate oral, junto con la de Roberto Osorio, José Berón y el mencionado Pascual Sandoval. De esta manera, las cifras de desaparecidos en San Rafael pasarían de 38 a 39 personas.
 
 EL DOLOR DE LOS HERMANOS. Antes y después de Sandoval declararon Rosa y Jorge Berón, hermanos de José Berón, quien desapareció en octubre de 1976. Rosa explicó ante los magistrados que su hermano José fue detenido en junio de 1976, poco antes de su cumpleaños, y también narró cómo sus otros tres hermanos fueron arrestados en febrero de ese año, una noche en la que ella salió a la calle y observó un gran operativo policial y militar y a sus hermanos tirados boca abajo al costado de la calle. Según explicó Rosa, a su hermano José, que fue el único que desapareció, lo tuvieron detenido en setiembre de 1976 en la Bodega, otro de los centros de detención que funcionaron en San Rafael, y agregó que a principio de octubre, cuando su padre fue a llevarle comida, le comentaron que no la dejara porque José saldría en libertad esa misma noche, pero el joven, que tenía 20 años en ese momento, nunca más fue visto por sus familiares.
     En tanto, Jorge Berón contó sobre su detención cuando tenía 17 años y aseguró que estuvo encerrado en Infantería, Cuadro Nacional, el D2 de Mendoza y en La Plata.

TERCERA PARTE. Antes que los Berón y que Sandoval, el primero en declarar fue Ruiz Soppe, quien por tercera vez se sentó frente a los magistrados para continuar su indagatoria. En su nueva jornada testimonial, el imputado afirmó que nunca un juez le fue a decir que estaba accionando mal y que, si fuese culpable, habría ordenado destruir toda la documentación, tal como hicieron los militares, que con ello lograron que muchos no fueran imputados. Sin embargo, al no hacerlo provocó que en el juicio hubiera un solo militar imputado y los demás fueran policías.

Visitas

Comentarios

IAB
ComScore