nota
  • Hora09:16 Hs.
  • 25/04/2013
se acerca el final del juicio por doble intento de homicidio

Otro abogado benefició al Rengo con su declaración y hoy alegan las partes

Se trata de Juan Pablo Chales, vinculado al letrado Pablo Cazabán. Este último, en esta jornada, participará en un careo con quien era su cliente, la víctima, Enrique Tello.


El juicio oral y público contra Daniel Rengo Aguilera, el ex jefe de la barra brava del club Godoy Cruz, por el doble intento de homicidio ocurrido en noviembre del 2010 en el barrio Parque Universitario de Carrodilla llega a su fin. Ayer terminaron de declarar todos los testigos citados por las partes pero se espera que en la jornada de hoy –la cuarta–, se desarrolle un careo entre el abogado Pablo Cazabán y la víctima, Enrique Tello, quien era su cliente y fue una de los heridos del hecho. Ambos presentaron versiones diferentes y la fiscalía pretende que queden claras sus posturas para sacar una conclusión antes de los alegatos.

Durante la jornada de ayer, se destacaron la declaraciones de los abogados Juan Pablo Chales y Pablo Rotondi, quienes en algún momento representaron legalmente al imputado, que arriesga hasta 33 años de prisión si es hallado culpable por el tribunal de la Cuarta Cámara del Crimen; y el pedido de la defensa para declarar la nulidad de, quizás, la testimonial más importante del proceso, la del ayudante fiscal Gustavo Jadur.

En primera instancia, informaron fuentes del caso, declaró el letrado Chales –hijo de la jueza de la Quinta Cámara del Crimen Laura Gil de Chales­­­– y coincidió con lo declarado por su colega Pablo Cazabán al afirmar que Enrique Tello les trasmitió que Aguilera no tenía nada que ver con el ataque que sufrió con su sobrino Jonathan sobre calle Terrada.

Las fuentes judiciales agregaron que Chales y Cazabán se hicieron cargo de la defensa de los Tello a los pocos días de ocurrida la agresión con armas de fuego.

Enrique Tello declaró en la primera jornada del debate y dijo que Cazabán lo obligó a firmar un documento de representación y le armó la declaración testimonial para despegar al barra del ataque armado. Chales, al ser socio de Cazabán, estaba al tanto de la situación y fue citado. "Los dos abogados dijeron lo mismo, que Tello les expresó que era un problema entre bandas y que no fue Aguilera", agregaron las fuentes consultadas.

Después de la declaración de Chales, fue el turno del Pablo Rotondi, otro de los representantes legales que tuvo Aguilera desde que fue detenido.

Desde tribunales informaron que "Rotondi no aportó demasiado al juicio por el hecho investigado" y agregaron que, después de esta declaración, terminó la presentación de todos los testigos.

Luego, la defensa actual del Rengo en el debate, a cargo de Omar y Gemina Venier, cuestionó la declaración del ayudante fiscal Gustavo Jadur, al sostener que no dejó plasmado en un acta que Jonathan Tello le dijo en el Hospital Paroissién de Maipú después de ser baleado que el acusado le había disparado. Sin embargo, la fiscal Ríos se opuso al planteo de nulidad al afirmar que Jadur declaró en el expediente y en el juicio como testigo y no como funcionario judicial. De esta forma, el tribunal integrado por Jorge Coussirat, Carlos Díaz y Horacio Báez deberá resolver hoy si hace o no lugar al cuestionamiento antes de pasar a los alegatos. También existe la posibilidad de que declare otro abogado, Raúl Izura, pero será cuestión de que Tello lo libere del secreto profesional.

Así las cosas, las declaraciones que se han escuchado en el proceso, principalmente la de la víctima, un par de policías y el funcionario judicial, han comprometido al imputado con el ataque. Abogados y otros testigos, como Fabián Puntano Gómez, han beneficiado al Rengo. De esta forma, la definición está en manos del tribunal: es un hecho con dos versiones, y los jueces, de acuerdo con las pruebas, deberán inclinarse por una. 

Visitas

Comentarios

IAB
ComScore