nota
  • Hora12:51 Hs.
  • 12/02/2013
Vaticano

El carrusel de los cardenales: ¿Quién sucederá a Benedicto XVI?

La renuncia del Papa abrió una nueva etapa en la Iglesia católica y da comienzo a un complejo proceso de elección de su sucesor, en el que varios cardenales se perfilan con más posibilidades de ser elegidos.


El anuncio de la renuncia de Benedicto XVI ha desatado las especulaciones acerca de su sucesión. ¿Quién tomará las riendas de la Iglesia católica y de qué continente o país vendrá? son las cuestiones centrales debatidas a nivel mundial.

Al día siguiente al inesperado anuncio de Benedicto XVI, las páginas de los diarios italianos aparecieron repletas de perfiles de los posibles papables. Pero de aquí a marzo el carrusel de los posibles candidatos dará todavía muchas vueltas, con favoritos que pueden cambiar de un día para otro.

En el caso de que los cardenales se fijen de nuevo en un europeo, se escucha entre otros el nombre del cardenal arzobispo de Viena y teólogo Christoph Schönborn, de 68 años, como posible sucesor, si bien los italianos formarán una vez más la fracción más fuerte dentro del cónclave que elegirá al próximo papa.

Círculos bien informados dentro de los muros vaticanos hablan de que "los diversos frentes ya han comenzado a posicionarse hace semanas", escriben los vaticanistas del diario romano "La Repubblica". ¿Tal vez sabían lo que iba a pasar? Cuando los medios italianos hablan de "frentes" se refieren a que "el partido se jugará entre los cardenales italianos y los otros".

El máximo favorito entre los italianos, que suman 28 del total de 117 cardenales electores, es el arzobispo de Milán, Angelo Scola, de 71 años. También se mencionan los nombres del cardenal Gianfranco Ravasi y del presidente de la Conferencia Episcopal de Italia y arzobispo de Génova, Angelo Bagnasco, ambos de 70 años. Por Francia encabeza la lista Jean Louis Tauran, de 69 años y presidente del consejo pontificio para el Diálogo Interreligioso.

Con la elección del próximo papa, los 117 cardenales darán una señal sobre el tipo de Iglesia que desean: ¿Será para ellos más importante una reforma de la curia o una mayor apertura de la Iglesia a otros continentes? También Joseph Ratzinger podrá influir en la elección de su sucesor después de su renuncia.

El perfil del posible sucesor apunta a un papa fuerte y más joven, estiman los expertos de "La Repubblica". Pero los cardenales tendrán en cuenta seguro otros tantos criterios. Los vaticanistas de "La Stampa" estiman que muchos cardenales destacan por su prestigio y su carisma, aunque "en estos momentos ninguno sobresale de manera decisiva".

Aunque los europeos todavía son mayoría en el colegio cardenalicio, a nadie le sorprendería que el próximo papa viniera de África, América Latina o Asia. De ser el momento de un papa asiático, el candidato podría ser el relativamente joven arzobispo de Manila, Luis Antonio Tagle, de 55 años y muy apreciado por Benedicto.

Los católicos fuera de Europa tienen grandes esperanzas de que uno de ellos se imponga en la carrera. Y es que continentes como África, América Latina o Asia son contemplados como el futuro de la Iglesia, en vista de que en ellos el número de fieles crece, al contrario que en Europa.

Tan sólo en África hay varios cardenales papables. Buenas posibilidades tiene Peter Turkson, de 64 años y procedente de Ghana. Antes de ser elegido papa, Benedicto XVI ya había dicho que le parecería interesante la idea de que un cardenal de raza negra se siente en la cátedra de San Pedro.

Los latinoamericanos apuestan por el brasileño Pedro Odilo Scherer, de 63 años, o el arzobispo de Buenos Aires, Jorge Mario Bergoglio, de 76.

Otro de los mencionados es el argentino Leonardo Sandri, de 69 años. También desde el anterior cónclave de 2005 suena también el nombre del hondureño Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga.

De entre los norteamericanos destaca el canadiense Marc Ouellet, de 68 años y procedente de Quebec.

Para ser elegido, el papa necesita por varios motivos una mayoría clara. Por un lado se trata de la unidad de la Iglesia, que Benedicto veía en peligro y se propuso estabilizar. Por otro lado, fue el mismo Benedicto quien en 2007 estableció que para la elección de un papa sea necesaria una mayoría de dos tercios.

Por ello es probable que se necesite algo de tiempo para ver la "fumata blanca" que marque la elección del próximo papa. 

Visitas
Comentarios
IAB
ComScore