nota

Buenos días, a pesar de todo.

La expresión "te tocaron el poto" se refiere a la actitud de alguien con respecto a otro alguien en tren de ofensa o de desafío. Por ejemplo, poner una sucursal de la  pizzería Un rincón de la Boca frente al estadio Monumental, es tocarle el poto a la hinchada de River. Por ejemplo, hacer la ceremonia de asunción de las autoridades del
partido peronista en la vereda del Comité Radical es tocarle el poto a los boinas blancas. Por ejemplo, tratar de celebrar el Año Nuevo judío en la sede del Club Sirio
Libanés, es tocarle el poto a la arabidad local.

Sabemos que San Carlos hace años que viene luchando en contra de la minería contaminante. He hablado con ellos, con  los sancarlinos, y se sienten orgullosos
de su posición, de la defensa de lo puro, y sé que no están dispuestos a renunciar ni un tranco e'pulga en esa defensa. El Consejo de Minería de Mendoza le dio el
aval a la minera canadiense Teck Cominco para buscar cobre y oro  en la Laguna del Diamante, nada menos que en la Laguna del Diamante, que debería ser nombrada
patrimonio de los argentinos.

Es tocarles el poto a los sancarlinos,  que, por supuesto, reaccionaron.Hicieron cortes de rutas parciales en la 40 –que pasa por su territorio–, hicieron asambleas y se prepararon para una nueva batalla en esta guerra de los defensores de la naturaleza contra los defensores de las divisas. Por más que el Consejo en cuestión haya tomado los recaudos que indica la ley para este tipo de  emprendimientos, por más que la minera haya cumplido con todos los requisitos para llevar adelante su propósito ¿no sabían el Consejo y la minera que la reacción de los habitantes de San Carlos iba a ser inmediata?

Jorge Difonso, el actual intendente de San Carlos, fue elegido por valoración de gestión, no hay dudas, pero también por la defensa de los intereses ambientalistas,
que, en definitiva, es la defensa  de los intereses de toda la provincia,en lo cercano, y de la humanidad  toda en lo global. Por supuesto que se puso al frente de las  protestas, y él y su gente van a dar pelea. Porque la concesión a la minera canadiense es para que busque oro y cobre, y todos sabemos que, para la explotación de
esos minerales, la contaminación es casi inevitable.

He visitado  varias veces esa maravilla que es la Laguna del Diamante. Me he quedado disfrutando de su silencio; me he adornado los ojos con la imponencia del volcán Maipo, cuyo reflejo le da el nombre al lugar; me he emocionado con esa belleza que trasunta paz, sosiego, bienestar; he bebido estrellas de su cielo imponente.

No merece que nadie nos arruine una obra de la naturaleza única en nuestro territorio. No merece que cambiemos diamante por oro. La gente de San Carlos está en estado de asamblea y, como dice la copla: "No me vengan con apuros/ ni con trabajos ladinos / que nadie le toca el poto/ cuando lucha un sarcarlino". 

Visitas

Comentarios

IAB
ComScore